Los diputados franceses aprueban la privatización de aeropuertos y loterías

El Nuevo Diario

París, 4 oct (EFE).- Los diputados franceses aprobaron hoy la privatización prevista de dos empresas de capital mayoritariamente estatal, Aeropuertos de París (ADP) y el grupo de lotería FDJ, una operación que estaba bloqueada por la legislación en vigor.

La Asamblea aprobó los artículos 44 a 52 de la llamada ley PACTE, que autorizan al Estado a bajar del 50 % en ADP y FDJ (Française des Jeux), pero también a disminuir su participación en el grupo energético Engie por debajo de un tercio el capital.

Esos artículos fueron adoptados gracias a la mayoría que apoya al presidente, Emmanuel Macron, mientras que votaron en contra la oposición tanto de izquierdas como de derechas.

El dinero obtenido con los paquetes de acciones que se pongan a la venta servirá para crear un nuevo Fondo para la Innovación y la Industria, que el Gobierno ha decidido dotar de 10.000 millones de euros.

En un comunicado, el Ministerio de Economía y Finanzas -que no ha fijado un calendario para todas esas operaciones- recordó que ese dinero financiará tecnologías de futuro como la inteligencia artificial, la nanoelectrónica o el almacenamiento de energía, con el objetivo de obtener un rendimiento de 250 millones de euros anuales.

En el caso de ADP, los artículos adoptados hoy de la ley PACTE -que debe continuar su tramitación en el Senado- modifican su régimen jurídico para permitir una privatización asociada a una concesión de 70 años, al cabo de los cuales el control de todos los bienes (como terminales o pistas), volvería al Estado.

Además, las autoridades públicas conservarán un poder de autorización de las inversiones, las obras y los cambios en el control de la empresa, que gestiona las plataformas de Charles de Gaulle, Orly y Le Bourget.

En el caso de FDJ, la ambición declarada de su privatización -el Estado seguirá en su capital como accionista minoritario- es que siga siendo “un líder europeo frente a una competencia que se ha hecho múltiple”.

Su regulación se va a reforzar con una nueva autoridad independiente para garantizar la lucha contra la adicción al juego, las apuestas de los menores, el fraude y el blanqueo de dinero.

En el caso de Engie -siempre según el Ministerio de Economía-, se trata de dar al Gobierno “flexibilidad” sobre el nivel de participación pública y su capacidad para aumentar su capital para “financiar proyectos industriales estratégicos”. EFE