miércoles, octubre 20, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Los efectos de la reforma tributaria de Paraguay comenzarían a verse en 2021

Los efectos de la reforma tributaria de Paraguay comenzarían a verse en 2021

Noelia F. Aceituno

Asunción, 23 abr (EFE).- El Ejecutivo paraguayo ultima los detalles de “un proyecto de ley de simplificación y modernización del sistema tributario” que comenzará a revertir en las arcas del Estado en 2021, según puntualizó en una entrevista con Efe el viceministro de Economía de Paraguay, Humberto Colmán.

El proyecto, todavía encallado en las conversaciones, pretende cambiar el modelo actual, basado en la recaudación por impuestos indirectos, y empezar a obtener ingresos a través de los directos.

“Hoy en día tenemos una mayor proporción de impuestos indirectos, el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) principalmente, que recauda más del 50 % del total, y lo que queremos es que los impuestos directos, los impuestos a la renta de las empresas y de las personas, ganen mayor preponderancia en la recaudación”, explicó Colmán.

Con estos cambios tributarios, Hacienda estima un incremento en los ingresos tributarios “cercanos a 400 millones de dólares”, entre el 0,7 % y el 1 % del Producto Interior Bruto (PIB), un porcentaje que podría ascender hasta dos puntos del PIB si se tienen en cuenta las modificaciones en la matriz presupuestaria y la mejora en los procesos de comprar públicas.

Para ello, el Ejecutivo no se plantea “nuevos impuestos ni subidas de tasas de impuestos”, sino que prefiere apostar por “mejores controles”.

“Se busca recaudar más por la vía de los controles, especialmente en los gastos deducibles, en los impuestos a las rentas de las empresas, poniendo las mismas reglas de juego para todas las empresas”, señaló el viceministro.

Colmán explicó que Paraguay cuenta con impuesto a la renta agropecuaria (Iragro) y otro para la renta del sector comercio y servicios (Iracis), que con esta nueva estrategia tributaria pretenden unificarse en “uno solo para las actividades económicas”, sin moverse de la tasa general del 10 %.

En su intención de instaurar un sistema tributario equitativo, Hacienda busca que los sectores que han aprovechado la normativa fiscal de Paraguay contribuyan ahora con el Fisco.

“Nosotros tenemos una expectativa de mayor recaudación del sector agropecuario, que ha contribuido mucho al crecimiento del país. Ha tenido ventajas en cuanto al sistema tributario durante mucho tiempo, pero justamente por eso, porque se ha beneficiado del crecimiento en estos últimos años, también necesitamos que sea un sector que contribuya más a la tributación”, zanjó Colmán.

Sin embargo, el viceministro no cree que estos cambios vayan a ahuyentar las inversiones, ya que, a su juicio, “el sistema tributario de Paraguay va a seguir siendo muy competitivo en relación a la región”, y se mantendrá como el país con la presión tributaria más baja de la zona, aunque con un incremento de un punto, hasta el 15 %, según los estándares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El proyecto de reforma tributaria también ha puesto en alerta al ciudadano de a pie, aunque Colmán insistió en que de “ninguna manera significará más impuestos para los niveles de ingresos medios o trabajadores”.

“Creemos que va a haber una mayor recaudación, pero también por el lado del impuesto a la renta de las personas. Un elemento muy importante dentro de la equidad tenía que ver con las inversiones en títulos, acciones e inmuebles, que tiene que ver con los estratos de ingresos más altos de la sociedad”, detalló.

Colmán recordó que el proyecto de ley contempla un artículo de blindaje de la recaudación para destinarla a “salud y educación”, ya que uno de los objetivos de la reforma es “transformar la calidad de los servicios de educativos y de salud”.

En cuanto a los impuestos selectivos al consumo, aplicados a productos como el alcohol, el tabaco o las bebidas azucaradas, el Ejecutivo paraguayo elevará sus tasas “por una cuestión de salud publica”.

“La propuesta del Ejecutivo es subir las tasas máximas para estos productos y empezar una subida, probablemente gradual, a partir del 2021”, avanzó Colmán.

Así, la tasa máxima al tabaco pasaría del 22 % al 35 %, mientras que la cerveza vería su techo en el 15 %.

Colmán aseguró que este es el momento de acometer la reforma porque “la sociedad está alineada con esta visión” y demanda mejores servicios sociales por parte del Estado. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: