Inicio > Noticias > Internacional > Los españoles salen a la calle por la igualdad con los partidos divididos

Los españoles salen a la calle por la igualdad con los partidos divididos


Madrid, 8 mar (EFE).- Dos manifestaciones multitudinarias en Madrid y Barcelona cerraron el Día de la Mujer en España, donde los sindicatos convocaron por segundo año una huelga general y paros parciales contra la discriminación, aunque los principales partidos se cruzaron reproches y dudas sobre su compromiso feminista.

El seguimiento de esos paros laborales de dos horas fue “masivo” y un “nuevo hito histórico” cifrado en 6 millones de personas, según los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, después de que el año pasado convocaran la primera huelga feminista del mundo, con el apoyo de organizaciones de mujeres y fuerzas políticas de izquierda.

Más de 350.000 personas salieron a la calle en Madrid por la tarde, según fuentes policiales, el doble que hace un año.

El mayor eco lo tuvo en grandes empresas, en el sector sanitario o en el educativo.

Según fuentes sindicales en Sanidad paró en el turno de mañana un 60 % de los trabajadores, mientras que el seguimiento de la huelga entre los estudiantes fue del 80% en la universidad, superior al 60 % en Educación Secundaria y del 42 % en Infantil y Primaria.

La desigualdad de las mujeres en el mercado laboral se refleja en una peor inserción laboral, con peores condiciones y menores salarios, lo que a su vez ayuda a explicar las desigualdades sociales, argumentaron los sindicatos.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, pidió a los políticos “pasar a los hechos”, pues se ha avanzado “muy poco o casi nada” en la igualdad de género desde el año pasado.

Todo el país vivió una semana intensa de movilizaciones “moradas” (el color del movimiento feminista) y concienciación social en defensa de las mujeres y sus derechos, la igualdad de trato y oportunidades laborales, económicas, sociales y políticas y contra la violencia machista y las agresiones sexuales.

La medianoche pasada, cientos de personas iniciaban la jornada de este 8 de marzo con caceroladas, cánticos y gritos de consignas feministas en el centro de Madrid, donde la Comisión 8M Estatal llamó a manifestarse desde las 19 horas (18 GMT) con el lema “Somos imparables, ¡feministas siempre!”.

Miles de estudiantes, trabajadoras y jubiladas se concentraron por la mañana en la madrileña plaza de la Puerta del Sol, y luego se manifestaron por calles cercanas con lemas como “Nuestros cuerpos no son mercancía”, “Sin feminismo no hay revolución” o “No estamos todas, faltan las asesinadas”.

“Esto no es una moda”, según Ainhoa, estudiante de máster, quien confió en que este año la participación sería aún mayor que en la huelga de 2018: “Va a haber gente más convencida, las manifestaciones del año pasado ha animado a muchas chicas a salir a la calle”, opinó.

Los estudiantes también se movilizaron en Barcelona (noreste) donde 13.000 personas, según la policía local, marcharon “contra la violencia machista, la justicia patriarcal y franquista y la opresión capitalista”, aunque los organizadores elevaron la participación a 50.000.

La manifestación principal de Barcelona discurrió ya por la tarde con el lema “Paramos para cambiarlo todo” con una participación de 200.000 personas, según la Guardia Urbana, mientras que en Sevilla y Bilbao, la cifra fue de 50.000, respectivamente. El centro de Valencia ha acogido a una marea humana que se ha extendido a lo largo de 3,5 kilómetros.

Cientos de mujeres en bicicleta recorrieron las principales calles de varias ciudades, como uno de los gestos de mayor visibilización feminista del día.

Y miles de profesionales españolas de la comunicación se concentraron en varias localidades para reclamar un “periodismo digno y feminista”, eliminar la desigualdad de las informaciones y representaciones paritarias en los medios de comunicación.

La huelga llegó también a la política, ya que la ausencia de diputados autonómicos impidió el desarrollo de las actividades parlamentarias ordinarias en las regiones de Madrid y País Vasco (norte).

En un ambiente en confrontación política de cara a las elecciones legislativas del 28 de abril, las manifestaciones y actos de lucha feminista se sucedieron por todo el país, organizadas o apoyadas fundamentalmente por entidades sindicales, sociales y políticas de izquierda.

“Queremos una España feminista. Porque solo desde el feminismo acabaremos con la violencia machista y lograremos la igualdad real”, escribió hoy el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, en Twitter.

Y “solo desde el feminismo -añadió- alcanzaremos una democracia plena. Este 8M volveréis a hacer historia”.

Aunque ni los miembros del Gobierno ni los parlamentarios tienen reconocido el derecho de huelga en España, se pudo ver hasta nueve ministros en la manifestación, incluida la vicepresidenta Carmen Calvo, marcha que avanzaba lentamente en ambiente festivo por el centro de Madrid con la fachada del Ayuntamiento de Madrid y la fuentes de Cibeles teñidas de luces moradas.

El conservador Partido Popular (PP), el principal de la oposición, argumentó que no asistiría a la manifestación convocada por la Comisión 8M Estatal porque su manifiesto solo recoge los postulados de la “izquierda radical” y supone una “instrumentalización” de la lucha por la igualdad.

Según el presidente del PP, Pablo Casado, de esta forma se “enfrenta a ideologías y a hombres contra mujeres”.

En el manifiesto, el movimiento feminista se posiciona “frente a una derecha y extrema derecha que nos ha situado a mujeres y migrantes como objetivo prioritario de su ofensiva ultraliberal, racista y patriarcal”.

La vicepresidenta del Ejecutivo, la socialista Carmen Calvo, consideró “coherente” que el PP no acudiera a la manifestación porque ha recurrido ante el Tribunal Constitucional “absolutamente todas” las leyes de igualdad y, además, “el feminismo es una posición progresista”.

La portavoz parlamentaria de Unidos Podemos (izquierda), Irene Montero, aseguró por su parte que al PP “le incomoda mucho el feminismo”. EFE

%d bloggers like this: