Los flashes del futuro se mezclan con los del presente en los premios Goya

imagen (56)Madrid, 6 feb (EFE).- La Agencia EFE quiso recordar hoy la historia de los Premios Goya con una muestra de 30 grandes fotografías, una por cada año que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas ha reunido a actores, actrices, directores, directoras o productores.


Así, hizo posible que Pedro Almodóvar esté presente gracias a los negativos de su archivo, o mostrando cómo hay algo que año tras año no cambia: los besos y abrazos al “cabezón” más famoso del cine español.

Distribuidas por las diferentes zonas del Hotel Auditorium de Madrid, donde se celebra la gala de los Goya, los grandes paneles móviles se han adaptado a las exigencias del guión de la noche para dar la bienvenida a los invitados, marcar el final de la alfombra roja o para delimitar donde, tras la gala, comenzará la fiesta.

En ese momento será cuando los invitados se detengan en esas imágenes que desprenden el glamour que durante estos treinta años ha desprendido el cine español y que las cámaras de fotógrafos han sido fieles testigos de sus mejores momentos.

Las imágenes reúnen a grandes figuras del cine español, algunos de los cuales ya no están y que firmaron algunas de las páginas más importantes de las últimas tres décadas del cine español, entre ellos José Luis Borau, Juan Bardem, Luis Ciges, Tony Leblanc, Fernando Rey o Alfredo Landa.

Todos ellos grandes del cine que permanecen en esa ingente memoria que es el archivo fotográfico de la Agencia EFE, un lugar físico donde se guarda con celo el pasado del cine.

En esta gala de sonrisas y besos, el objetivo de todos los labios es ese “cabezón”, la estauilla del Goya, que todos alzan después de besarlo, acariciarlo o acunarlo, como hizo en 2004 Icíar Bollaín, tras recibir el premio al mejor guión original por “Te doy mis ojos”. (1)EFE