Los independentistas catalanes aumentan su presencia en el Parlamento español

Madrid, 28 abr (EFE).- Los independentistas catalanes lograron aumentar su presencia en el Parlamento español en las elecciones generales celebradas este domingo, cuando sus principales líderes están huidos de la justicia española o sometidos a juicio.

En total, los secesionistas catalanes sumaron 22 escaños de los 350 que conforman el Congreso de los Diputados español, frente a los 17 que habían logrado en los anteriores comicios de 2016.

Con una participación del 77,6 % en Cataluña -14 puntos porcentuales más que en los últimos comicios generales de 2016-, ERC (republicanos de izquierda) obtuvo 15 de los 48 diputados en liza y Junts per Catalunya (JxC), del expresidente catalán Carles Puigdemont, huido a Bélgica desde que comenzó el proceso secesionista en otoño de 2017, siete escaños.

El principal líder de ERC, Oriol Junqueras, exvicepresidente catalán, está en prisión preventiva desde noviembre de 2017 y en la actualidad es juzgado en el Tribunal Supremo junto a otros dirigentes de su partido por el proceso secesionista catalán.

Tras conocerse los resultados, Puigdemont dijo desde Bruselas que “Cataluña ha logrado un resultado excelente” en las elecciones y valoró la alta participación de los catalanes en las elecciones y lo calificó como un triple objetivo conseguido: “democracia, independencia y el voto a los presos y exiliados”.

En línea con el fuerte aumento del Partido Socialista (PSOE) en todo el territorio español, los socialistas catalanes también registraron un buen resultado, al obtener doce diputados (tenían siete), en detrimento de los socios catalanes de Unidas Podemos, que contaban con doce escaños y ahora se quedan en siete.

Los liberales de Ciudadanos (C’s), que ganaron en número de votos las últimas elecciones autonómicas en Cataluña, se quedan con los mismos diputados que tenían hasta ahora, un total de cinco.

Cataluña registró una de las participaciones más altas en unas elecciones generales en España -que llegó al 78,2 % en Barcelona-, con una gran movilización de unos electores que consideraron que su voto podía ser decisivo ante unos resultados que se presentaban inciertos en estas elecciones españolas.

El gobierno regional catalán que presidía Puigdemont en septiembre de 2017, con Junqueras de vicepresidente, firmó la convocatoria de esa votación de “autodeterminación” justo después de que el Parlamento autonómico, de mayoría independentista, aprobase una ley inconstitucional de consultas el día 6 de ese mes.

Puigdemont y otros seis dirigentes soberanistas permanecen desde hace más de un año huidos en el extranjero.

En julio pasado fueron declarados en rebeldía por el TS y son investigados en una pieza judicial separada mientras otros doce dirigentes independentistas catalanes, entre ellos Junqueras, están siendo juzgados por el Supremo en Madrid.

El exvicepresidente catalán se enfrenta a una petición de la Fiscalía de 25 años de cárcel por un delito de rebelión agravado con malversación. EFE