Los mauritanos vuelven a las urnas el sábado para una segunda ronda decisiva

Nuakchot, 14 sep (EFE).- Los electores mauritanos votarán de nuevo mañana sábado en la segunda vuelta de los comicios parlamentarios, regionales y locales, cuya primera ronda tuvo lugar el pasado 1 de septiembre.

Las elecciones legislativas son las más importantes de los tres procesos electorales debido a que la Asamblea Nacional se convirtió en la única cámara del Parlamento después de la supresión del Senado en una enmienda constitucional validada por un referéndum en agosto de 2017.

La importancia del Parlamento deriva principalmente de las amplias competencias que tiene para enmendar la Carta Magna a través de una mayoría de dos tercios.

Los detractores del presidente Abdel Aziz sospechan que tiene intención de aprobar una enmienda constitucional que pueda anular la limitación de mandatos presidenciales, fijados actualmente en dos mandatos sucesivos de cinco años cada uno.

Según la actual Constitución, Abdel Aziz no puede presentarse para las próximas elecciones presidenciales previstas para mayo de 2019, tras haber agotado dos mandatos sucesivos desde 2009.

La mayoría presidencial del partido gobernante, la Unión para la República (UPR), junto a sus partidos aliados, necesitarían 105 diputados para poder cambiar la Constitución.

El UPR ya ha ganado 67 escaños en la primera vuelta y está compitiendo por otros 22, sin contar los resultados de sus aliados.

Los observadores vaticinan que el partido gobernante conseguirá los dos tercios en la segunda vuelta debido también a que las autoridades están recurriendo a la presión y el uso de los medios estatales para conseguir más votos.

Además, la oposición mauritana ha criticado severamente las circunstancias en las que se desarrolló la primera vuelta de estas elecciones al calificarlas de “ridículas mascaradas”.

La oposición criticó también el hecho de que Aziz llamara a votar por su partido, de que acusara de extremismo a la formación islamista Tawasul, y de que criticara al líder antiesclavista encarcelado, Biram uld Dah, a quien acusó de incitar al odio y de querer destruir la unidad nacional.

En la primera vuelta, el partido Tawasul mantuvo su lugar como primera fuerza opositora en el Parlamento al ganar 13 escaños, y compite por un resultado mejor en la segunda vuelta, pero sin tener la fuerza suficiente para liderar un cambio global en el país. EFE