Los ministros de Exteriores de China y Japón se reúnen para reducir tensiones

Los ministros de Exteriores de China y Japón se reúnen para reducir tensionesPekín, 30 abr (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, y japonés, Fumio Kishida, se reunieron hoy en Pekín para tratar de relajar las tensiones que han llevado a la desconfianza entre la segunda y tercera economía mundial.


Ambos mantuvieron un encuentro en la residencia para líderes extranjeros de Diaoyutai en Pekín este sábado, en la que es la primera visita de un ministro de Exteriores nipón a China en cuatro años y medio, según un comunicado de la cancillería china.

En la reunión, Wang pidió hechos concretos a su homólogo japonés para poder reparar los lazos.

“Hemos visto que Japón ha expresado en repetidas ocasiones su deseo de mejorar la relación bilateral (…) Como dice un proverbio chino, debemos juzgar no sólo en base a lo que las personas dicen, sino también a lo que hacen”, destacó.

El viaje del ministro japonés se produce en medio de tensiones arrastradas entre ambas naciones desde hace casi cuatro años por la soberanía de unas islas (llamadas Diaoyu por Pekín y Senkaku por Tokio) en el mar de China Oriental, y por conflictos históricos derivados de las guerras y ocupaciones lanzadas por Japón contra China en los siglos XIX y XX.

En este contexto, Wang valoró que Japón se haya ofrecido para dar “el primer paso” para reparar las dañadas relaciones, después de que Kishida señalara en Japón, antes de partir a China, que quería dar el primer paso “para construir una relación Japón-China apropiada a la nueva era”, según medios nipones.

Se espera que el canciller japonés se reúna también hoy con el primer ministro chino, Li Keqiang, y que intente allanar el camino para un encuentro entre el presidente Xi Jinping y el primer ministro Shinzo Abe.

Según el comunicado del ministerio de Exteriores chino, que no incluye declaraciones del canciller nipón, Wang expresó la voluntad del país asiático de mantener una relación de cooperación y no de confrontación, si bien recalcó que ello debe pasar por “reconocer la historia”.

Los medios chinos recuerdan que las últimas acciones de Japón distan mucho de esos “mensajes positivos” sobre la mejora de relaciones.

Destacan, entre otros, el hecho de que Japón enviara doce barcos a patrullar un área próxima a las islas Diaoyu/Senkaku a principios de abril, después de que entrara en vigor un paquete legislativo que otorga mayores competencias a las Fuerzas de Auto Defensa (Ejército japonés).

La reforma, que según el Ejecutivo japonés refuerza la alianza de Tokio con Washington, ya que permitirá a ambos “ayudarse mutuamente en caso de emergencia”, es vista por sus detractores, entre ellos China, como una forma de poner fin al pacifismo que defiende la Constitución nipona.

Además, recuerdan las recientes ofrendas de políticos japoneses e incluso del primer ministro al santuario tokiota de Yasukuni, ligado al pasado militarista del país y cuyo simbolismo critican países como Corea del Sur y China. (1)EFE