Inicio > Noticias > Local > Los problemas estructurales de las universidades públicas

Los problemas estructurales de las universidades públicas

  • Tema abordado por tres rectores en la II Feria Universitaria del Libro UJED 2020

Las universidades somos reflejo de las políticas públicas del Gobierno Federal.

Con la participación de los rectores de las universidades públicas de Durango, Coahuila y Zacatecas se llevó a cabo la “Charla entre Rectores”, donde se discutió el tema de “Los problemas estructurales en las universidades públicas”.

Este evento se enmarcó en las actividades de la II Feria Universitaria del Libro, que organiza la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) y se celebrará del 23 al 27 de noviembre de forma virtual, con la participación de 50 casas editoriales.

En esta charla participaron el rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Dr. Antonio Guzmán Fernández; el rector de la Universidad Autónoma de Coahuila, Ing. Salvador Hernández Vélez; y el rector de la UJED, M.A. Rubén Solís Ríos.

El primero en dar sus opiniones del tema que aqueja a la mayoría de las universidades públicas del país fue el rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Antonio Guzmán Fernández, quien en amena plática explicó en términos específicos sobre las situaciones de déficit que vive esta casa de estudios.

Y explicó que “… el próximo año la Universidad Autónoma de Zacatecas enfrentará un déficit financiero de 450 millones de pesos y 250 millones de pesos de deuda por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR) y seguridad social”.

El rector de la UAZ informó que el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 sólo aumenta 48 millones de pesos respecto al subsidio que se ejerce este año, por lo que se prevé que habrá ese déficit financiero.

Sobre los adeudos que la institución acumula, mencionó el del ISR y detalló que
“… este pasivo que se ha acumulado durante los últimos años, junto con la seguridad social, el próximo año alcanzará una suma de aproximadamente 350 millones de pesos”.

Según expuso Guzmán Fernández, en la Universidad hay un rezago muy importante de 1 940 millones de pesos “… y nosotros necesitamos un subsidio total de 2 700 millones para cumplir con los compromisos y operar el próximo año”.

También agregó que la Universidad requiere de 400 millones de pesos para cumplir con los salarios y compromisos contractuales de fin de año, e incluso “… en estos momentos no tenemos el recurso para hacer el pago correspondiente”.

Sobre las propuestas que están realizando al interior de la Universidad, explicó el rector zacatecano que“… con base en un estudio actuarial la compra de las jubilaciones nos ha llevado a reducir en mucho el pago de excedentes de las nóminas a los jubilados, y a la fecha hemos realizado 70 convenios con trabajadores que se han llegado a jubilar”.

Posteriormente, el rector de la Universidad Autónoma de Coahuila, Salvador Hernández Vélez inició comentando el papel que juegan las universidades públicas en el desarrollo del país, así como en los procesos de formación de los futuros egresados de las mismas, para brindar respuestas a las necesidades del país”.

“En resumen, las universidades públicas autónomas somos la columna vertebral del sistema de educación superior del país y somos una gran inversión que ha realizado el país a lo largo de décadas, por lo que resulta fundamental garantizar la viabilidad financiera”, comentó.

Para ello expuso cinco puntos que afectan “… la contracción de los recursos destinados a las universidades públicas del país; en los últimos 5 años se ha visto mermado nuestro presupuesto, se han desaparecido bolsas económicas concursables a las cuales podríamos acceder, en el 2015 teníamos 15; en este sexenio iniciamos con 7 y bajamos a sólo una bolsa de recursos para el 2021; tenemos una reducción del 98 por ciento en este rubro”, dijo.

En segundo lugar, crecimientos de los pasivos de pensiones; tercero, falta de apoyo a la infraestructura y al mantenimiento de los inmuebles, laboratorios, aulas, bibliotecas, talleres, instalaciones deportivas, etc.

El cuarto: “… apoyo para el equipamiento tecnológico; se requiere de recursos para sistematizar nuestra práctica académica, equipos para laboratorios, equipos automatizados para la enseñanza a nuestros educandos en el uso de la tecnología”.

Y cinco, los recursos para hacer sostenible el crecimiento, “… para cumplir con nuestra cobertura en la matrícula es necesario un aumento de presupuesto en las universidades; nuestra universidad ha crecido en los últimos dos años consecutivos y hemos crecido a un 4 por ciento en la cobertura de matrícula, sin recibir más presupuesto para ello”.

El Gobierno Federal debe ser consecuente a las metas que todos compartimos y que exista una partida presupuestal que ayude a las Universidades a financiar el proceso de crecimiento de la matrícula y también, como lo hemos solicitado las universidades que formamos parte de la ANUIES, que se destinen recursos para ser posible la gratuidad de la educación superior.

Para finalizar la mesa de análisis “Los problemas estructurales de las universidades públicas”, fue el rector de la Universidad Juárez, RubénSolísRíos, quien cerró con su participación en la que resaltó que “… la Universidad Juárez del Estado de Durango es la institución educativa más grande del estado; como Universidad tenemos 63 años de existencia, aunque nuestro antecedente, el Colegio Civil, data del año 1856.Hoy en la UJED atendemos una matrícula de 20000 alumnos en educación media y superior.

“La Universidad Juárez del Estado de Durango se ha reposicionado en el ranking de las mejores 50 universidades del país, y pese a ello no ha sido fácil subsanar los problemas y carencias que tenemos constantemente; como todas las universidades públicas del país tenemos problemas estructurales que resolver”.

Mencionó que “… nuestros problemas son tan iguales en cada institución y tan diferentes a la vez por las circunstancias geográficas y políticas de nuestros estados; y concluimos que los problemas son los mismos, como el que enfrentamos con las jubilaciones dinámicas”.

“En nuestra Universidad los trabajadores en retiro acceden a la jubilación dinámica y además cobran la pensión del ISSSTE; en consecuencia, la institución les sigue pagando su salario como si se mantuvieran en activo, lo que impide, entre otras cosas, que la UJED no pueda sustituir a los profesores de tiempo completo que se retiran, lo cual repercute en varios de sus indicadores”, dijo.

“En nuestra casa de estudios, en el año de 2019 las jubilaciones tuvieron un costo de 397 millones de pesos y se incrementan anualmente en 36 mdp, lo que mantiene a la institución en un riesgo financiero, ya que no se cuenta con un fondo extraordinario, por lo que tenemos que recurrir al gasto operativo para su solventación”.

Explicó que la nómina de jubilados al cierre de 2019 fue de 1235 personas, tanto de trabajadores académicos como de administrativos; por lo anterior, resulta necesario que los universitarios busquen un esquema en el que el trabajador siga recibiendo su salario íntegro al retirarse de la UJED, sin menoscabo a las finanzas de la Universidad.

“Otro rubro importante, y que nos aqueja, reconoció, es el impuesto sobre la renta (ISR), en donde la UJED se acogió en el año 2009 a un decreto de regularización de adeudos para corregir el entero del ISR de los trabajadores, beneficio que concluyó en el año de 2014, la Universidad nunca hizo la corrección correspondiente y la parte subsidiada, que aproximadamente en la actualidad es del 40%, quedó a cargo de la institución y no del trabajador”, subrayó. Ante esta circunstancia anómala ante Hacienda, en el año 2019 la Universidad erogó 85 mdp de su presupuesto ordinario por este concepto.

Otro aspecto son las prestaciones no reconocidas por la SEP, en donde en el año 2019 la UJED pagó en prestaciones 644 mdp, siendo el monto autorizado en el convenio por 353 mdp, arrojando un déficit de 291 mdp.

“También nos encontramos con el exceso en las plantillas de personal académico que tiene importantes diferencias entre lo ejercido y lo autorizado en el convenio de apoyo financiero, así, las hsm autorizadas son de 11,062 y las ejercidas son
26764”, refirió.

Recalcó que, aunado a lo anterior, en los años en que la UJED fue golpeada en su autonomía, esta fue convertida en agencia de colocaciones, por lo que en el 2014 se contrataron 5 mil horas académicas sin que hubiera un incremento en la matricula que lo justificara, habiéndose dado también una fuerte contratación en el renglón de personal de confianza.

“Las acciones que proponemos en la presente administración que hoy me toca presidir, dijo Solís Ríos, son: que la jubilación sea pagada por el ISSSTE y la UJED sólo la complemente, para no generar menoscabo en el presupuesto de la institución; sobre el pago del ISR, proponemos regularizarlo de manera paulatina; buscar mecanismos para generar recursos propios, nosotros ya estamos trabajando, pronto habilitaremos la Fundación Universitaria, y a través del centro de negocios generar empresas propiedad de la UJED para producir y comercializar varios productos”.

Y, por último, explicó el rector de Durango, “… estamos trabajando en el reordenamiento interno de la UJED para evitar pagos dobles, incapacidades médicas no necesarias y optimizar cada hora de labores en la institución”.

Los tres rectores respondieron preguntas del numeroso público que se conectó vía Zoom a la conferencia y para finalizar coincidieron en que “… en  estos momentos no se cuenta con los recursos para el pago de las dos quincenas del mes de diciembre y el pago de las prestaciones de fin de año”.