Los yihadistas planearon atentar en discotecas y festivales de Cataluña

Peru.com

Madrid, 7 ago (EFE).- El grupo yihadista que mató a 15 personas el 17 de agosto de 2017 en Barcelona (noreste) y en la vecina Cambrils, con más de cien heridos, tenía entre sus objetivos las discotecas de la región española de Cataluña, por ser ejemplo del modo de vida occidental que distrae a los musulmanes de sus “verdaderas ocupaciones”.

Así aparece detallado en el informe policial incluido en el sumario de los atentados, del que hoy se levantó el secreto judicial y al que tuvo acceso Efe.

El documento se basa en el análisis del contenido de un móvil hallado en las ruinas de la casa deshabitada donde los terroristas idearon los atentados, y cuya explosión precipitó que se llevaran a cabo antes de tiempo.

Según el informe, los terroristas tomaron como inspiración la masacre de la sala Bataclán de París, en noviembre de 2015, en la que murieron 89 personas que asistían a un concierto, para buscar en internet el nombre de las principales discotecas de Cataluña, así como los multitudinarios festivales de música más conocidos.

Entre las discotecas que aparecen en las búsquedas está Pachá, una de las más concurridas y conocidas internacionalmente, o la sala de espectáculos eróticos Bagdad, que, según el documento de la policía, supone “un ejemplo de lugar contrario a la virtud y a la moral según el ideario yihadista”.

Los locales de ambiente homosexual de la ciudad costera de Sitges, al sudoeste de Barcelona, fueron también objetivo de los terroristas y “estarían plenamente en la línea de las directrices” del Estado Islámico, señala el informe, que lo compara con el ataque a la sala Pulse en Orlando (Florida, EEUU), muy popular en la comunidad LGTB, en junio de 2016.

Los investigadores encontraron además más de 43 búsquedas en internet sobre el templo del la Sagrada Familia, uno de los monumentos más emblemáticos y visitados de la capital catalana, y también del Nou Camp, el estadio del FC Barcelona.

Los terroristas buscaron también información sobre mezquitas chiitas en Madrid y Barcelona, sobre líderes yihadistas y sobre el proceso de fabricación y de conservación de explosivos.

En definitiva, señala el informe, del estudio de las búsquedas en Internet se obtienen “indicios claros” sobre la selección tanto de objetivos como de métodos para atentar, así como una “búsqueda activa de contenido de naturaleza yihadista” o del alquiler de vehículos de distintos tipos.

Concretamente, los terroristas trataron de alquilar la víspera de los atentados al menos tres coches todoterreno “resistentes y robustos” para utilizarlos en atropellos. EFE