Malcorra confía en que la OMC de Buenos Aires confirme comercio como motor

Semanario PREGUNTAS – WordPress.com

 

Madrid, 13 nov (EFE).- La excanciller argentina Susana Malcorra, que presidirá la próxima conferencia ministerial de la OMC en Buenos Aires, confía en que esa reunión confirme que el comercio es un motor de desarrollo mundial, en un momento de “cuestionamiento” de sus reglas.

A pocas semanas de esa conferencia (del 10 al 13 de diciembre) Malcorra declaró hoy a Efe que el actual es un momento de “encrucijada” para el sistema de comercio mundial, que es “de reglas”.

“Estamos convencidos de que el comercio es un motor de crecimiento del mundo y es fundamental que se entienda que las reglas que lo rigen son comprendidas y aceptadas por todos”, según Malcorra, comisionada por el presidente Mauricio Macri para organizar ese evento.

Hay temas pendientes de discusión que la excanciller considera “del siglo XX”, como la pesca y la agricultura, en los que espera algún avance, pero también la oportunidad de poner sobre la mesa otros “del siglo XXI”, como el comercio electrónico, al que “hay que dar una centralidad mayor, porque tiene cada vez un espacio más significativo”.

También es partidaria de poner énfasis en las pequeñas y medianas empresas “como motor de trabajo y oportunidad laboral y para facilitar su incorporación a cadenas de valor”, porque las normas de la OMC “han estado pensadas en general para grandes empresas”.

En Buenos Aires habrá también interés en trabajar para favorecer inversiones ya que, si bien es cierto que la OMC se vincula al comercio, “es verdad que no es pensable que se pueda hacer sin infraestructuras adecuadas, sin logística, y eso requiere inversiones”, añade.

No obstante, el del comercio mundial es un proceso sin perspectivas de final: “hay vida después de Buenos Aires”, ironiza Malcorra, para quien no es lógico que una de estas cumbres ponga punto final a todos los temas y porque, además, “las reglas se tienen que adecuar a realidades que evolucionan”.

Malcorra no cree que se pueda atribuir al Gobierno estadounidense de Donald Trump el cuestionamiento del modelo.

“EEUU ha sido crítico con muchos aspectos de la OMC ya desde la administración Obama, no es exclusivo de la de Trump”, dice la presidente de la conferencia bonaerense, para quien algunos asuntos de la relación entre EEUU y China deben dirimirse en la OMC.

Cree que Donald Trump tiene un interés creciente en la OMC “y eso incluye una visión de algunos ajustes y cambios que tendrán que ser discutidos, pero no tengo la impresión de que haya en Trump una perspectiva negativa” a la existencia de la Organización.

En cuanto a China, afirma que sus autoridades reiteran que se ven como un actor importante en el multilateralismo, también en el comercio, y para ello es básico que el gigante asiático “tenga un rol proactivo y que lo ejerza para pasar a ser jugador significativo”, debido a su porcentaje en el comercio mundial.

Latinoamérica tiene mucho interés en esta ronda, sobre todo en asuntos como los subsidios agrícolas y el enfoque en la pesca ilegal y el mantenimiento de las reservas.

El día 10 de diciembre, en la primera jornada, habrá una nutrida presencia de presidentes latinoamericanos, para dar realce a la solidaridad regional y a proyectos como el acercamiento entre Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú).

“Vemos con interés la facilitación de comercio e inversiones, la integración de infraestructuras, las pequeñas y medianas empresas… El hecho de que la conferencia sea en el sur nos da la oportunidad como región de aparecer como más integrados”, asegura Malcorra.

En cuanto a las negociaciones en curso entre la Unión Europea y Mercosur, Susana Malcorra no está segura de que para la cita de Buenos Aires haya un acuerdo terminado con todos los detalles, pero sí uno de tipo político que permita dar “un mensaje fuerte” sobre ese espacio de cooperación común. EFE