Malos hábitos pueden ocasionar daño cerebral

El estilo de vida que llevamos, influye directamente en nuestra salud y los hábitos que adquirimos pueden prevenir o retrasar el deterioro de nuestras neuronas, dicho desgaste se manifiesta en la mayoría de los casos cuando nos convertimos en adultos mayores, por lo que los especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Delegación Durango, brindan sencillos consejos a la población para evitar futuros daños a nuestro cerebro.

La salud de nuestro cerebro suele verse afectada durante el proceso de envejecimiento de manera natural, pero hasta cierto punto está en nuestras manos frenar el deterioro de este órgano realizando actividades para ejercitar la mente y evitar así la pérdida de facultades, enfatizaron los médicos del Seguro Social.

Una de las principales causas del deterioro de nuestro cerebro es el no dormir las horas necesarias, un sueño fragmentado, de mala calidad o de corta duración, esto impide la correcta oxigenación de los tejidos cerebrales, aumentando las posibilidades de padecer alzhéimer.

Comer con frecuencia alimentos ricos en grasas, embutidos, productos precocinados, o botanas, es perjudicial para la salud en general, ya que además de carecer de las vitaminas y minerales necesarios, suelen deteriorar el cerebro y ser el origen de enfermedades que también le afectan como la diabetes o la hipertensión, por lo que en el IMSS recomiendan incluir en la dieta diaria verduras, frutas, huevos, legumbres, lácteos naturales, carne y pescado.

El tabaquismo es uno de los peores hábitos porque repercute negativamente en todo nuestro organismo, pero afecta especialmente al cerebro, generando un daño que reduce las capacidades cognitivas. Por esta razón, las personas que fuman suelen tener mala memoria, baja atención y dificultades para comunicarse con claridad, problemas que se agravan con el envejecimiento; la nicotina afecta al sistema nervioso central, aumenta la presión arterial, dificulta la respiración y acelera el ritmo cardiaco.

Un último consejo es evitar el sedentarismo y realizar ejercicio con frecuencia, ya que es imprescindible para una buena salud física y mental, mantenerse activo físicamente ayuda a tener una mayor fluidez verbal, favorece la memoria  y la concentración, también favorece el procesamiento de las ideas; mientras que reduce las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular y otras patologías que dañan el cerebro, finalizaron los especialistas de la Institución.