viernes, septiembre 24, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Mandatario australiano defiende al escritor detenido en China por espionaje

Mandatario australiano defiende al escritor detenido en China por espionaje

Sídney (Australia), 29 ago (EFE).- El primer ministro australiano, Scott Morrison, dijo hoy que su gobierno protegerá al escritor de origen chino nacionalizado australiano, Yang Hengjun, detenido en China desde hace siete meses y acusado de espionaje.

“Las sugerencias de que ha actuado como espía de Australia son absolutamente falsas (…) defenderemos a nuestro ciudadano y esperamos que sea tratado adecuadamente y que se respeten sus derechos humanos”, dijo Morrison, según la transcripción oficial de una entrevista con el canal 10 de la televisión australiana.

Yang, un exfuncionario del ministerio de Exteriores de China, fue detenido el pasado enero en la ciudad china de Cantón, cuando realizaba una escala de camino a Australia, y desde entonces había estado bajo una especie de “arresto domiciliario” sin que se haya revelado el lugar en el que se encontraba y sin que se le formularan cargos.

La semana pasada las autoridades chinas confirmaron al gobierno australiano que Yang fue acusado de manera formal de espionaje el 23 de agosto.

Pekín insiste en que los derechos del detenido están garantizados y advirtió a Australia de que respete su soberanía judicial y deje de interferir en la gestión de sus casos.

En respuesta, Morrison expresó -durante la entrevista- que su gobierno no ha interferido con los asuntos internos chinos y prometió que continuará “protegiendo y tratando de apoyar” a este ciudadano, como lo han estado haciendo.

El gobierno australiano, que desde el año pasado ha adoptado medidas para evitar la intromisión extranjera ante las preocupaciones de que China se ha entrometido en sus asuntos domésticos y en sus universidades, le ha expresado en diversas oportunidades a Pekín su preocupación por la situación de Yang.

La ministra de Exteriores, Marise Payne, ha dialogado en dos ocasiones con su homólogo chino, Wang Yi, sobre la situación del escritor de 53 años, que de ser hallado culpable puede afrontar la pena de muerte, así como acerca de las condiciones de su detención.

Yang, quien trabajaba en la Universidad de Columbia y residía con su familia en Nueva York, se enfrenta a entre tres años de cárcel y la pena de muerte de ser hallado culpable de espionaje en China, país con un sistema judicial opaco.

China cuenta con un largo historial de detenciones de disidentes, algunas de ellas mientras residían en el extranjero, para acusarles más tarde de diferentes delitos. EFE

A %d blogueros les gusta esto: