Maravilloso arribo a la edad de las ilusiones de la jovencita Diana Marcela

Ilusionada y muy emocionada llegó la bellísima Diana Marcela Ochoa Lerma hasta el altar del templo de Nuestra Señora de Los Ángeles, para agradecer a Dios por permitirle llegar a sus primeros quince años de vida.

La guapa quinceañera estuvo acompañada en este importante día para ella por sus adorados padres los señores Gerardo Ochoa Hinojosa y Marcela Lerma Cabrales, quienes elevaron sus oraciones al cielo como agradecimiento a este grandioso acontecimiento en la vida de su hija.

En esta ocasión los señores Raymundo Cabrales y María Niño tuvieron el gran privilegio de fungir como sus padrinos de velación, los cuales en todo momento se sintieron felices por la guapa quinceañera.

Durante la ceremonia el sacerdote Herminio Talavera dirigió a la hermosa quinceañera un bello mensaje en donde pidió al Padre Celestial que siga cuidando y derramando bendiciones sobre la vida de la festejada y exhortó a sus papás y a sus padrinos a que sigan velando el camino de Diana Marcela para que continúe por el buen camino de la vida en Cristo.

Al finalizar la misa de acción de gracias todos los asistentes le  brindaron un merecido aplauso a la jovencita, para después abandonar el santo recinto para dirigirse a una elegante recepción en su honor, la cual se llevó a cabo en el elegante salón “Emperadores”, en donde el buen ambiente no se hizo esperar para familiares  y amigos cercanos de la guapa debutante.

La guapa Diana Marcela no dejó de sonreír en todo momento especialmente  cuando llegó el momento de bailar su primer vals del brazo de su querido padre Gerardo Ochoa, y acompañada de sus chambelanes de honor para deleitar a todos los asistentes con una hermosa pieza musical para después aparecer en la pista el grupo de salsa “La Sonora Dinamita”, en donde propios y extraños quedaron maravillados por la grata sorpresa.

Sin duda alguna fue una noche mágica e inolvidable para la guapa quinceañera y toda su familia, la cual nunca olvidará y guardará como un  bonito recuerdo en sus corazones.

¡Felicidades!