María Rivera y Javier Hernández se dieron el sí ante el altar

Un día lleno de amor y bendiciones fue el que protagonizaron la feliz pareja de novios conformada por la bella María Rivera y el apuesto Javier Hernández, los cuales tras una bonita etapa de noviazgo decidieron unir sus vidas para toda la vida, a través del Sacramento del Matrimonio, el cual recibieron en fechas  recientes en la Catedral Basílica Menor, hasta donde se dieron cita familiares y amistades para ser testigos de este gran acto de fe.

Los novios estuvieron acompañados por Cinthia Payán y Eliseo Rivera, hermanos de la novia, y por la Sra. Leticia Hernández y Salomé Peña, quienes acompañaron a su hijo en este especial día y los cuales ocuparon las primeras bancas del santo recinto.

Durante la misa se vivió de un ambiente lleno de mucho amor por parte de los tórtolos, por lo que los invitados escucharon con atención el mensaje divino que les dedicó el sacerdote celebrante.

En esta ocasión el cortejo nupcial estuvo compuesto por familiares y amigos, los cuales lucieron elegantes y se notaron contentos por formar parte de esta bendita unión matrimonial.

Los ahora esposos se juraron amor para toda la vida y frente a Dios recibieron la bendición, prometiendo respetarse hasta el resto de sus vidas, sellando su unión con el esperado beso de amor.

 Al finalizar la ceremonia religiosa el nuevo matrimonio partió rumbo al salón de eventos “Casa Nava”, en donde siguió celebrando junto a sus familiares y amigos con una  espléndida recepción, en la cual se vivió de un ambiente único durante la amena velada.

María y Javier vivieron momentos únicos como lo fue el vals y el  tradicional brindis en su honor, por lo que contentos alzaron sus copas y brindaron por su futuro juntos ahora como marido y mujer.

Entre los presentes anotamos a familiares, los cuales vinieron desde la ciudad de Juárez, Chihuahua, para compartir junto a los novios este gran día el cual siempre recordarán con singular alegría.

El festejo continuó hasta altas horas de la madrugada, debido al grandioso ambiente en donde los novios se vieron emocionados y además agradecieron la presencia de cada uno de  los presentes.

Enhorabuena para la feliz pareja por este importante hecho de vida.