Mariagela Guerrero Rojas recibió el Sacramento de la Primera Comunión

La niña Mariagela Guerrero Rojas acudió a una hermosa y emotiva ceremonia eucarística en donde recibió por primera ocasión el Sacramento de la Comunión, que fue el máximo premio a su dedicación, perseverancia, tenacidad y entrega que mostró a lo largo de su preparación doctrinal.

La celebración sacramental se llevó a cabo en días pasados, en la Catedral Basílica Menor, ubicada en el centro histórico de esta ciudad hasta donde se dieron cita sus familiares y amigos más cercanos para ser testigos de este bonito acto de fe.

En esta tan esperada ocasión Mariangela estuvo acompañada en todo momento por sus padres los señores Ana Bertha Rojas Calderón y Ángel Fernando Guerrero Portillo, y por quienes a partir de hoy son sus padrinos de honor, los señores Mayte Rojas Calderón y Alfredo Barreto de Sousa, los cuales se mostraron llenos de emoción al momento preciso en que la neocomulgante recibió el Cuerpo y la Sangre de Cristo a través de la blanca Hostia mojada por el cáliz.

Antes de finalizar la misa el sacerdote celebrante le recordó a Mariangela que a partir de ese momento recibiera a Cristo en la comunión en forma constante tal y como se lo indica la Iglesia Católica.

Posteriormente se ofreció una rica comida en honor al suceso protagonizado por la neocomulgante, el cual tuvo lugar en uno de los salones del Hotel Gobernador, hasta donde se dieron cita familiares y amigos más cercanos.

En donde para los presentes se sirvió un delicioso banquete, así algunas refrescantes bebidas las cuales se prepararon para esta gran ocasión, pasando así  una  agradable tarde.

Entre los presentes anotamos a sus tíos, primos, y a sus hermanas Ana y Kelly, quienes la llenaron de felicitaciones y mucho amor durante todo el festejo, en el cual también se hizo acreedora a varios obsequios.

El ambiente estuvo de lo más agradable ya que chicos y grandes disfrutaron en todo momento de entretenidas charlas así como de la buena música del lugar.

Enhorabuena para la pequeña neocomulgante por reafirmar su fe ante Dios.