Martinelli debe enfrentar acusaciones en completa libertad, dice su defensa

Zeta

Panamá, 15 jun (EFE).- Los abogados defensores del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), detenido en Panamá bajo la acusación de escuchas ilegales durante su mandato, destacaron hoy que tienen todo el fundamento legal para exigir que el exmandatario enfrente en completa libertad el proceso en su contra.

“La restricción a su libertad, cualquiera que sea, no va a hacer variar que tenemos fundamento (legal) para considerar que el señor Martinelli debe enfrentar las acusaciones hechas (en su contra) en un estado de libertad”, dijo el abogado Carlos Carrillo, coordinador del equipo de defensa del exgobernante.

Carillo agregó, sin embargo, que esto será decisión del Pleno de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en la audiencia pública que se desarrollará el próximo martes, para atender las solicitudes de cambios de medidas cautelares a favor de Martinelli.

El exmandatario fue extraditado desde Estados Unidos para enfrentar cargos por escuchas ilegales a políticos durante su Administración y fue ingresado el lunes al estatal Hospital Santo Tomás, en la capital, tras sufrir una urgencia hipertensiva en una diligencia de comunicación de sus derechos.

Carrillo, además, hizo la “advertencia” acerca de que el criterio profesional de todos los abogados de la defensa del expresidente es que “su libertad debería proceder de conformidad a los parámetros de la Ley”.

El letrado indicó en ese sentido que han hecho varias solicitudes de audiencia, para revisar las medidas cautelares de Ricardo Martinelli, lo cual “no implica en forma alguna que estemos de acuerdo en que su libertad sea restringida o se encuentre restringida”.

Son cuatro solicitudes de audiencia sobre la afectación de derechos de Martinelli, una de ellas la del martes, y lo que se pretende, según Carrillo, es que se evacúen ese mismo día por el Pleno de Corte Suprema de Justicia.

Carrillo no quiso adelantar detalles de los argumentos que va a utilizar la defensa, ya que todo será parte de lo que se debatirá en dicha comparecencia ante el Pleno de la CSJ.

La audiencia ante el Pleno del Supremo panameño, para considerar una solicitud de la defensa para cambiar la medida de prisión preventiva por otra menos severa, se enmarca dentro del proceso que se le sigue al exmandatario por la supuesta comisión del delito contra la inviolabilidad del secreto y la intimidad.

Sidney Sittón, del equipo de defensa, dijo esta semana a Efe que se busca el levantamiento de detención, pretensión cuestionada por los querellantes con el argumento de que los problemas crónicos de salud de Martinelli no fueron impedimento para su reclusión durante un año en EE.UU., de donde llegó extraditado el pasado lunes.

El fiscal en la causa, Harry Díaz, pidió por su parte al Supremo que se fije la fecha de una audiencia intermedia para presentar la acusación formal contra el expresidente por los delitos contra la inviolabilidad del secreto y derecho a la intimidad, y contra la administración pública.

Sobre la petición de audiencia intermedia, Carrillo señaló que todas las actuaciones de Díaz “no pueden ser revisadas, sino hasta que comience el momento procesal adecuado”.

Los abogados reiteraron igualmente sus denuncias acerca de las “constantes” y “reiteradas” violaciones al derecho de defensa de Martinelli, así como el “manejo irresponsable” de la atención médica al exgobernante, quien el lunes pasado fue ingresado en el Hospital Santo Tomás (HST) por una urgencia hipertensiva tras una audiencia de comunicación de sus derechos.

Incluso, también se aseguró que Martinelli -que este jueves regresó a la cárcel El Renacer, este de la capital, tras más de 48 horas de hospitalización- tiene moretones en su cuerpo como resultado de su trasladado en una camilla en el HST por policías.

El Departamento de Estado de EE.UU. aprobó la extradición de Martinelli bajo la regla de especialidad prevista en un Tratado bilateral, lo que significa que solo será juzgado por las escuchas telefónicas y con la que podría enfrentar una pena de hasta 21 años de prisión, de acuerdo con la acusación fiscal.

El Supremo panameño es el llamado a procesar a Martinelli dada su condición de diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen).EFE