Inicio > Noticias > Internacional > Más de 1.600 bareiníes atrapados en Irán en medio del coronavirus

Más de 1.600 bareiníes atrapados en Irán en medio del coronavirus

Manama, 31 mar (EFE).- Más de 1.600 bareiníes chiíes que viajaron en febrero de peregrinación a Irán llevan semanas atrapados en la nación persa por la suspensión de los vuelos y la falta de respuesta de su Gobierno, una situación que incluso ha provocado incidentes diplomáticos regionales.

Cuando a principios de febrero cientos de bareiníes se encontraron con el estallido de la crisis por el coronavirus no pensaron que su regreso a casa sería un tormento.

“Hemos estado encerrados en habitaciones de hotel durante semanas sin un plan claro para ayudarnos a regresar a casa o ayudarnos a mantenernos, mientras nos quedamos sin dinero y a la espera que se materialicen las promesas”, dijo a Efe una mujer bahreiní varada en la ciudad santa iraní de Mashhad que pidió el anonimato.

Ella es una de las 1.630 personas que el Gobierno de Baréin estima que están atrapadas en Irán, país con el que el pequeño reino árabe no mantiene relaciones.

DISPUTA POR EL REGRESO DE LOS VARADOS

Baréin e Irán cortaron lazos diplomáticos en 2011 y, desde entonces no existen vuelos directos entre ambos países. Los ciudadanos chiíes que peregrinan a lugares sagrados en la nación persa deben viajar a través de terceros países como Kuwait o Emiratos Árabes Unidos, pero ambos países han suspendido los vuelos.

Así las cosas, las autoridades de Baréin se pusieron a explorar la forma de evacuar a sus ciudadanos pero, a principios de mes, 19 diputados de grupos suníes de los 40 diputados del Legislativo aprobaron una propuesta de ley para no evacuar a los ciudadanos de Irán.

La controvertida propuesta provocó la reacción de grupos de derechos humanos y activistas, que la tacharon de ilegal y discriminatoria y fue finalmente rechazada por el Ejecutivo.

El ministro de Interior, Rashid bin Abdalá al Jalifa, prometió la semana pasada “no abandonar a los ciudadanos”.

El Gobierno fletó dos vuelos de evacuación regresando con alrededor de 150 bareiníes procedentes de Irán, pero para el resto aún no hay solución.

INTERCAMBIO DE ACUSACIONES ENTRE PAÍSES

Algunos de los bareiníes que todavía siguen atrapados en Irán optaron por pagar viajes a casa a través de Catar, país con el que Baréin también cortó sus lazos diplomáticos y comerciales en 2017, y otros optaron por Omán.

El pasado viernes, 76 bareiníes se plantaron en el aeropuerto de la capital omaní Mascate con un billete para Manama, pero para su sorpresa sus boletos fueron revocados en la puerta de embarque y el avión despegó sin ellos. Las autoridades omaníes alegaron que tenían órdenes de mandarlos de vuelta a Doha.

“Estábamos emocionalmente devastados cuando vimos el avión alejarse sin nosotros”, dijo a Efe una mujer bareiní que tenía un billete para ese vuelo.

La noticia provocó indignación en las redes sociales y finalmente el Parlamento de Baréin ofreció vuelos de regreso a aquellos varados en Omán, aunque se negó a evacuar a 31 nacionales atrapados en Doha.

Entonces Catar emitió un comunicado el sábado informando que alojaría a los bareiníes y les proporcionaría atención sanitaria hasta que pudieran volver a Manama.

La respuesta enfurecida de Baréin no se hizo esperar y anunció entonces un avión para devolver a sus ciudadanos atrapados no sin dejar de acusar a Catar de “interferir” en sus asuntos, de acuerdo con un comunicado del Ministerio de Exteriores.

Por su parte, Doha respondió con otro comunicado alegando que tan solo era un “esfuerzo humanitario” para ayudar a los bareiníes atrapados en su país desde hace más de un mes.

El Gobierno de Baréin, bajo presión y en el centro de una amplia camapaña mediática, presentó hace dos días al Parlamento un plan de evacuación de una duración de dos meses, mientras los 1.630 bareiníes siguen atrapados en Irán. EFE