Más de 4 años de prisión para modelo costarricense por blanqueo en Nicaragua

Managua, 12 oct (EFE).- Un juez de Managua condenó hoy a cuatro años y seis meses de prisión a la modelo costarricense Kathia Adriana Corella Rojas por los delitos de lavado de dinero y crimen organizado en Nicaragua.


El juez Séptimo de Distrito Penal de Juicio de Managua, Octavio Rothschuh, dictó la pena contra la costarricense, de 25 años, quien fue absuelta por el crimen de transporte internacional de estupefacientes.

El Ministerio Público y la Procuraduría nicaragüense habían pedido al juez que dictara diez años de prisión para Corella Rojas por lavado de dinero y siete años por crimen organizado, para un total de 17 años.

En tanto, la defensora de la modelo costarricense había solicitado la pena mínima en ambos delitos, lo que fue concedido por el juez.

Corella Rojas se encuentra detenida desde diciembre pasado cuando se ejecutó la llamada “operación Cacique”, en la que falleció el supuesto líder de la banda, su amante, el costarricense Mauro José Ruiz López.

Dos costarricenses vinculados a esa misma banda se declararon en mayo pasado culpables de los delitos de transporte internacional de estupefacientes, crimen organizado y lavado de dinero en Nicaragua.

El juez Rothschuh también declaró culpables a los demás miembros de esa banda, conocida como “Los caciques” y vinculadas al cartel mexicano “Los Zetas”, de nombres: Llendy Pérez, Carlos Carbonero, Ninoska Bonilla y Aryilia Bonilla.

La modelo costarricense, según la Fiscalía, forma parte del grupo de siete supuestos narcotraficantes centroamericanos que fueron capturados el 3 de diciembre pasado en medio de un tiroteo en Managua.

Los acusados fueron hallados con 285,6 kilos de cocaína y 871.140 dólares que estaban escondidos en tres vehículos de carga.

Al grupo también se le decomisaron tres cabezales y un remolque con placas guatemaltecas, dos camionetas, un automóvil, una motocicleta, bienes inmuebles, un rifle calibre 22 y algunos semovientes, según la Policía Nacional. EFE