Más de 5.600 procesos mineros están en áreas protegidas de Brasil, alerta ONG

Río de Janeiro, 9 oct (EFE).- El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) alertó hoy que más de 5.600 solicitudes de explotación minera en Brasil abarcan tierras que pertenecen a reservas indígenas y a reservas ambientales protegidas de la Amazonía brasileña.

La advertencia, resultado de un estudio realizado por la división de WWF en Brasil y que fue lanzado hoy, señala que las actualmente se tramitan 5.675 procesos activos de explotación minera ubicados, total o parcialmente, en tierras indígenas y en Unidades de Conservación de Protección Integral de la región amazónica brasileña.

Los procesos identificados van desde requerimientos para la investigación hasta autorización de explotación mineral.

La región amazónica brasileña, conocida como Amazonía Legal, abarca ocho estados del norte del país y parte del de Maranhao, y tiene un 45 % de su área protegida.

Para que los recursos minerales de las Unidades de Conservación de Protección Integral puedan ser explotados es necesario el cumplimiento de los criterios del plan de manejo de cada Unidad.

En el caso de las tierras indígenas, la explotación mineral sólo puede ocurrir legalmente bajo consulta de la comunidad afectada y autorización del Congreso Nacional.

“La superposición de un volumen grande de procesos mineros en áreas protegidas da la dimensión de la presión por la reducción de tamaño o de nivel de protección que esas áreas enfrentan, además de la presión por la liberación de esa actividad, restringida hoy a la minería ilegal”, dice el estudio de esta organización no gubernamental dedicada a la conservación de la naturaleza.

El estudio también identificó que las solicitudes de explotación en áreas en que la minería es restringidas no fueron bloqueadas en su totalidad como prevé la ley.

De acuerdo con el levantamiento, el bloqueo alcanza el 24 % de las Unidades de Conservación de Protección Integral que pertenecen a la nación, el 46 % de las que pertenecen a cada uno de los estados que hacen parte de la Amazonía Legal y el 76 % de los títulos en las tierras indígenas.

Una de las áreas citadas en el estudio es el Parque Nacional Mapinguari, situado en un área de casi 18.000 kilómetros cuadrados en la frontera de los estados de Amazonas y Rondonia, y que está amenazado por deforestación debido a la actividad minera artesanal que allí se realiza.

Según el estudio, a pesar de ser una zona de conservación, se concedieron autorizaciones para la explotación minera de oro y casiterita (óxido de estaño) a tres empresas: Minería Xacriabá Ltda, Minería de la Amazonía Comercio e Industria S.A. y la cooperativa de garimpeiros (mineros artesanales) Minería y Agroforestal.

La WWF-Brasil señaló que el gestor del parque informó que los títulos caducaron, pero reveló que por el simple hecho de haber existido, hay presión para realizar explotación minera en esa zona de conservación.

Un estudio reciente del estatal Instituto Chico Mendes de Conservación, citado por la WWF-Brasil en el levantamiento, señala que la minería artesanal “se ha convertido en uno de los principales vectores de deforestación en las Unidades de Conservación, incluso en el Parque Nacional Mapinguari”.

El levantamiento también señala falta de transparencia en los datos relacionados con las autorizaciones para la extracción mineral y de fiscalización de las actividades emprendidas en las áreas protegidas, además de una pobre articulación entre las bases de datos de los órganos responsables del monitoreo. EFE