Más de 6 mil menores atendidos por infecciones estomacales

La Secretaría de Salud se aboca esta temporada a disminuir la incidencia de pacientes infantiles con enfermedades diarreicas agudas, así como orientar a la población sobre las medidas preventivas para evitar complicaciones.

La incidencia de las alteraciones del aparato digestivo en un individuo generalmente tienen como origen la ingesta de alimentos o agua contaminados por agentes patógenos (virus) que llegan a lo que consumimos por fallas en los procesos de higiene, tanto en las personas encargadas de la elaboración o bien por enseres de cocina o lugares insalubres, cuyo resultado y consecuencia patológica es una alteración del buen estado de salud del individuo.

En este año el Sistema Epidemiológico ha registrado 6 mil 572 casos de niños menores de cinco años atendidos por Enfermedades Diarreicas Agudas, de los cuales 3 mil 501 son niños y 3 mil 71 son niñas, registrando casi mil casos menos que el año pasado.

Algunas recomendaciones para evitar estas enfermedades son: considerar el tipo de lugares externos al hogar en los que se consumen alimentos o evitar la comida de puestos ambulantes, así como extremar las medidas de higiene tanto para la preparación como la ingesta de alimentos.

Además es importante acudir al médico en casos de diarrea, fiebre o cualquier otro signo de problemas gastrointestinales, evitando a toda costa la automedicación o la ingesta de remedios caseros, ya que eso complica el cuadro clínico para mejorar la salud del paciente.

En cuanto a las recomendaciones básicas para el hogar, se debe ofrecer abundante agua hervida a los menores así como suero vida oral, clorada o embotellada; lavar y desinfectar las frutas y verduras, freír o cocer muy bien los alimentos, principalmente carne, pescado o mariscos; refrigerar los alimentos para evitar la descomposición; no comer alimentos caducados; lavar adecuadamente los utensilios de cocina, y mantener tapados los botes de basura.