Massa negociará pacto con FMI “a la portuguesa” si es presidente de Argentina


Buenos Aires, 16 abr (EFE).- Sergio Massa, precandidato peronista a las elecciones de octubre en Argentina, dijo este martes que si llega a presidente renegociará con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el acuerdo que el organismo firmó con el Gobierno de Mauricio Macri para lograr una salida de la crisis “a la portuguesa”.

“El acuerdo con el Fondo es un acuerdo injusto, en el que todos los desembolsos los hicieron en este Gobierno y todos los pagos están cargados en el próximo Gobierno”, señaló Massa, que se postula por el espacio Alternativa Federal, en un encuentro con medios de comunicación internacionales en Buenos Aires.

Según remarcó, Argentina necesita “una salida a la portuguesa, no a la griega”, en referencia a la salida con éxito del país luso de su programa de rescate en junio de 2014, tres años después de aprobarse el rescate de 78.000 millones de euros, de los que 52.000 fueron aportados por los socios europeos y 26.000 por el FMI.

“Una salida en la cual en todo caso acordemos con el Fondo que en lugar de tan gravosas obligaciones de pago, esas obligaciones las vamos a transformar en reducción de impuestos para aumentar las exportaciones argentinas y pagar con dólares genuinos”, añadió Massa, que ya fue candidato a la Presidencia en 2015.

“Cuanto más trabajo argentino vendamos al mundo, más dólares genuinos vamos a generar. Argentina necesita salir de una lógica que trae hace muchos años en la que exporta ahorro e importa deuda”, aseveró.

Argentina entró en recesión en 2018 después de que el peso comenzase a caer con fuerza ante el dólar a finales de abril, principalmente por la fuga de capitales desde los mercados emergentes a Estados Unidos, en un contexto de subidas en las tasas de interés en ese país.

Esta situación, que aceleró la inflación, sumada a la sequía que afectó al campo, llevó al Gobierno de Macri a firmar un acuerdo de ayuda financiera de tres años de duración con el FMI por 56.000 millones, que supone desplegar fuertes ajustes fiscales.

Para Massa, el Ejecutivo “nunca encontró el camino” en materia económica para sacar a Argentina adelante, por “soberbia, desconocimiento y subestimación de la realidad”, pero sobre todo porque necesita “acuerdos de largo plazo”.

Es por eso que su primera decisión si llega a la Casa Rosada será convocar un amplio acuerdo político, económico y social con la oposición, los sindicatos y la patronal o los credos que permita que el país “tenga la posibilidad de poder avanzar en políticas de Estado” en materia económica, monetaria, de empleo, ambiental, educativa, de justicia o en la lucha contra el narcotráfico.

Concretamente en lo económico destacó la necesidad de la recuperación de la política de crédito y monetaria, “que hoy está cedida” al programa firmado con el FMI.

Además, reveló que impulsará una “profunda reforma tributaria”, para que se grave menos la actividad y sea más justa en materia patrimonial y hará hincapié en el crédito, ya que Argentina “tiene que ir a un sistema en el cual le garantice a quienes invierten y producen una tasa que lo haga competitivo”.

“La Argentina está en un proceso de caída y deterioro porque el Gobierno eligió un mal camino. La caída del empleo y la pérdida de poder adquisitivo de la moneda, la tasa de interés exorbitante”, argumentó.

Sobre el Mercosur, bloque que integra Argentina junto a Brasil, Paraguay y Uruguay, opinó que es el “el lugar más importante” en que el país tiene que desenvolverse.

“No hay nada más importante que Mercosur para enfrentar la relación frente al resto de América y enfrentar la relación con Europa e inclusive con China”, añadió.

Tras unas primarias de voto obligatorio el 11 de agosto en las que se decidirán los candidatos definitivos de cada partido, el 27 de octubre se celebrarán las elecciones para nuevo presidente del país y se renovará la mitad de la Cámara de Diputados para los próximos cuatro años y un tercio de la de Senadores hasta 2025.

Massa, que disputará en las primarias la candidatura principal del peronismo con otros precandidatos, fue jefe del Gabinete de la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015) entre 2008 y 2009, pero después rompió con el sector kirchnerista.

Hoy confesó que hace 9 años que no habla con la exmandataria y no quiso confirmar si está dispuesto a dialogar con ella en el caso de que decida ser precandidata, aunque remarcó que Argentina tiene que recorrer “un camino de acuerdos” para salir del “fracaso” que genera una nación “dividida y fracturada”.

Consultado por Efe sobre la diferencia de su candidatura con respecto a la de 2015, en la que quedó tercero, por detrás del también peronista Daniel Scioli y Mauricio Macri, Massa señaló que se dio en un “contexto distinto”, ya que ahora la sociedad demanda nuevas mayorías basadas en coalición de intereses de las distintas fuerzas.

“El aprendizaje de estos 4 años respecto de cuáles son los errores que no hay que cometer en Argentina ha sido muy importante: el (error de) creer que el que gobierna puede gobernar dividiendo a la sociedad”, concluyó. EFE