Mayoría de ganaderos sin recibir seguro catastrófico

  • Solo 18 mil productores recibieron apoyo por sequía extrema

Por: Guillermo Ruvalcaba

El presidente de la Unión Ganadera de Durango, Rogelio Soto, confirmó que después de la sequía y la declaratoria de emergencia no ha llegado ningún recurso por parte del Gobierno Federal, por lo que desconoce el método que tienen de asignar apoyos al estado para que se les hagan llegar al sector agrícola y ganadero pues el 60 por ciento de los ganaderos han sido excluidos del seguro catastrófico.

No obstante, reconoció que el primer paso está dado, ya que considera que es un logro que se reconozca por fin a la entidad en un estado en emergencia, por lo que es cuestión de tiempo de que se otorgue el dinero, aunque por el momento sigue siendo incierto.

Declaró que la situación que se vive es crítica, ya que se tienen cerca de 44 mil ganaderos que han resultado afectados, contabilizando e incluyendo a todos, tanto los pequeños que solo cuentan con unas cuantas cabezas, hasta los más grandes e importantes.

El seguro que se entregó hace unas semanas y el cual se gestionó ante la Confederación de Uniones Ganaderas, fue por la cantidad de 42 millones de pesos, pero solo 11 municipios del estado lograron acceder, con un alcance de cobertura para 18 mil productores, siendo insuficiente ante la condición climatológica que afecta de manera importante a este sector.

En este sentido el 60 por ciento de los ganaderos se encuentran desprotegidos y sin el pago de seguro por sequía extrema, pues al día de hoy no les ha llegado ninguna clase de recurso económico. Sin embargo, dijo que el soporte que se les ha dado es la entrega de semilla de avena, así como suplemento alimenticio, única opción para tratar de mitigar la fuerte crisis que se generó en este año.

En cuanto al presupuesto federal para el 2020, aseveró que “pinta muy mal”, no esperan que se les otorgue más dinero, sino todo lo contrario, ya que les quitarán más recursos y se les estará obligando con ciertas leyes impuestas en el tema del maíz.

“Es una incongruencia limitarnos a sembrar esa semilla, pero no es la solución para los ganaderos y agricultores, porque no somos autosuficiente, importamos maíz, limitarnos nos baja la producción de toneladas por hectárea y tendremos que importar mayor cantidad del grano”, finalizó.