Menores trabajadores demandarán en Asunción sistema de protección de derechos

El País

Asunción, 12 ago (EFE).- Menores y adolescentes trabajadores de díez países de Latinoamérica se reúnen en el Gran Asunción la próxima semana para demandar sistemas de protección y promoción de sus derechos, un encuentro en el que disertarán además expertos, académicos, funcionarios y autoridades.

A la reunión, que se celebra en la ciudad de Luque hasta el 19 de agosto, asistirán delegados de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Paraguay, Perú y Venezuela, los países que forman el Movimiento Latinoamericano de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (Molacnats).

Gladys González, secretaria ejecutiva de Molacnats, dijo hoy a Efe que la primera parte del encuentro comenzará el martes con la celebración de un seminario internacional en el que se abordarán los diferentes Sistemas Nacionales de Protección Integral (SNPI) y el cumplimiento de los derechos del niño.

En ese sentido, González, de 23 años, y que a los nueve comenzó a trabajar como vendedora ambulante en un mercado de Asunción, señaló que para que se establezcan esos sistemas es necesario que los diversos Gobiernos registren en un censo el número de menores trabajadores.

En el caso de Paraguay, Unicef señaló en 2017 que un 26,4 % de los menores de entre 5 y 17 años realiza algún tipo de actividad económica o doméstica y el 15,2 % del total lo hace en condiciones consideradas “peligrosas”.

A ese respecto, González añadió que en Paraguay hay unos 47.000 menores bajo el sistema del “criadazgo”, a través del cual una familia de escasos recursos cede a uno de sus hijos a otra de mayores ingresos para que le mantenga y le proporcione educación, a cambio de que el o la menor realice las tareas domésticas.

Por su parte, Daniel Cardozo, de la Asociación de Lustrabotas de la Terminal de Ómnibus de Asunción, señaló que el encuentro busca que las autoridades lo tengan “en cuenta a la hora de decidir lo que van a hacer en cuanto a niñez y adolescencia trabajadora”.

“Somos lustrabotas, vendedores ambulantes, niños y niñas que trabajan en sus casas, niños campesinos que trabajan en la chacra, estibadores, carretilleros”, añadió Cardozo mediante un comunicado de la paraguaya Coordinadora Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (Connats), que agrupa a medio millar de ellos.

Otro participante, Elan Morínigo, lustrabotas de 17 años, diferenció entre el trabajo que los menores realizan para “cubrir las necesidades y ayudar a las familias” y lo que es claramente una explotación.

“Cuando un niño o una niña es obligada a trabajar, es explotación; cuando el trabajo no te permite estudiar o ir a la escuela, es explotación”, explicó el adolescente. EFE