Inicio > Noticias > Nacional > México acelera su viaje a la nueva normalidad a pocas horas de votar bajo las balas

México acelera su viaje a la nueva normalidad a pocas horas de votar bajo las balas

Ciudad de México, 28 may (Sputnik).- México acelerará su viaje hacia la nueva normalidad postpandemia reanudando clases presenciales horas después de los reñidos comicios legislativos del 6 de junio, y un día antes de recibir a la vicepresidenta de EEUU, Kamala Harrirs.

“De un total de 3,14 millones de personas que integran el personal del magisterio se han vacunado 2,68 millones, que son un 85 por ciento del total, con ello estamos en condiciones de concluir esta semana la meta de vacunación de nuestro personal educativo, y tendremos la oportunidad de regresar en las escuelas a clases presenciales el 7 de junio, que es lo que recomendamos bajo los protocolos de seguridad”, dijo la titular de Educación Pública.

Con ese banderazo de salida, una población estudiantil de más de 30 millones de estudiantes comenzó a desempolvar libros, lápices y cuadernos para asistir a todas las escuelas públicas y privadas del país que están vacías desde marzo del año pasado 2020.

La noche electoral será muy larga para toda la clase política nacional, y se prolongará hasta el amanecer del lunes 7 de junio. Casi al mismo tiempo, la infancia y la juventud mexicanas se estarán volviendo a sus recintos, que permanecieron desolados más de un año.

Más de 222.600 vidas se han perdido en ese lapso, según el recuento oficial que podría triplicarse si se considera el “exceso de mortalidad” vinculado a la pandemia, pero también hay esperanza con la promesa de que en octubre los 80 millones de adultos estarán vacunados contra el letal coronavirus.

AMANECER EN EL CONFLICTO

Los resultados de la compleja arquitectura electoral que ha convocado a 93 millones de electores, fluirán en forma lenta e irregular y se da por descontado que estallarán conflictos poselectorales al amanecer del lunes 7 de junio.

Lo reñido de la contienda, el decisivo capital político en juego del cual depende la continuación o contención del proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador, y las anticipadas denuncias de irregularidades, compra de votos y quejas del oficialismo contra el árbitro electoral, presagian un día después de gran confrontación.

Cuando cierren los centros de votación y comiencen a fluir los resultados, las fiscalías y cortes electorales comenzarán a ser las protagonistas de una amarga disputa polarizada alrededor de la figura del líder de la izquierda nacionalista.

La disputa se centrará en el control de las 500 curules de la Cámara de Diputados, donde están en juego.

Pero también en los 15 gobiernos de los 32 estados y casi 1.900 alcaldías, muchos de ellos en territorios estratégicos, enclaves industriales, estados petroleros o fronterizos con EEUU, en un proceso que ha transcurrido bajo la peor violencia en más de 70 años.

LA PEOR VIOLENCIA EN 70 AÑOS

El decano de los legisladores y líder del oficialista del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Porfirio Muñoz Ledo, puso en contexto la grave dimensión del desafío hecho por las poderosas mafias de delincuencia organizada.

El experimentado dirigente y fundador de la izquierda electoral hizo un desesperado llamamiento, la noche del 27 de mayo, a todas las autoridades del país, para que “hagan el mayor esfuerzo en la eliminación de la violencia en las jornadas electorales que han sido las más letales desde 1952”.

El hombre que le impuso la banda presidencial a López Obrador el 1 de diciembre de 2018, siendo presidente del Congreso, convocó a todo el espectro ideológico a “un pacto verdadero entre las fuerzas partidarias para que el crimen no interfiera en la política y la política se convierta en crimen”.

El también veterano diplomático planteó que ante los comicios “se necesita un discurso pacifista que realmente convenza a la sociedad y el respeto más estricto a los órganos autónomos responsables de organizar y calificar las elecciones”.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, encargada de la política interior sostuvo a la misma hora un encuentro de emergencia vía Internet con los 32 gobernadores del país.

Con toda franqueza les dijo: “el mayor riesgo de gobernabilidad y al proceso electoral que hemos detectado desde el gobierno de la República, que es lamentablemente, es la actividad de grupos del crimen organizado que pueden afectar y lastimar, incluso como lo hemos estado viendo, al extremo de privar de la vida a candidatas y candidatos sin distinción de partido político y de colores”.

Ese es el México que encontrará en su primera gira la vicepresidenta estadounidense Harris.

Llegará con una misión encomendada por el presidente Joe Biden de encarar tres candentes temas: el masivo éxodo de hambrientos pobladores aterrorizados por el crimen trasnacional en Centroamérica; la crítica seguridad fronteriza de EEUU con México; y la desesperada búsqueda del desarrollo regional desigual.

México amanecerá en una nueva etapa de su nueva normalidad, bañado por luces y sombras, con enormes deseos de dejar atrás sus pesadillas y de abrirse hacia un nuevo futuro que se clarificará en 10 días. (Sputnik)

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: