México debe promover investigación para desarrollo: Nobel de Física

Fotografía: technet.idnes.cz

Fotografía: technet.idnes.cz

México, 5 Feb (Notimex).- Para que México sea un país más eficiente e innovador es necesario promover la investigación que lleva al desarrollo, y atraer más alumnos a la ciencia, sostuvo Albert Fert, premio Nobel de Física 2007.

En la conferencia “De la ciencia fundamental a la innovación tecnológica” expuso que en éste y otros países existen enormes brechas entre los laboratorios que trabajan en ciencias fundamentales y las empresas dedicadas al desarrollo de dispositivos.

Por ello, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) “sería bueno impulsar los laboratorios en ambas ramas: ciencia básica y desarrollo de tecnología”.

De igual modo, el también profesor extraordinario de la Facultad de Ciencias de la UNAM, recomendó entablar contactos con la industria aunque, precisó que es difícil porque ésta se concentra en algunas naciones.

En el auditorio Alberto Barajas Celis, el físico francés resaltó la trascendencia de los avances que vemos hoy en computadoras, teléfonos portátiles o imágenes médicas; no obstante, el más importante “se da en la física fundamental, en la ciencia que lleva a la innovación”.

Ésta, consideró en un comunicado, lleva a un mejor entendimiento de los fenómenos a nanoescala, lo que ha permitido el desarrollo de nuevas ideas acerca de lo que es posible lograr si usamos la imaginación; eso abre nuevas direcciones de investigación, de búsqueda y exploración.

Los hallazgos de su tesis doctoral “Las propiedades del transporte del níquel y del hierro”, así como sus trabajos sobre materiales constituidos por capas delgadas de hierro y cromo, lo llevaron, junto con otros científicos, al descubrimiento experimental del efecto conocido como magneto-resistencia gigante.

La aplicación de éste ha permitido la fabricación de dispositivos magnéticos compactos para leer y almacenar información en forma masiva, como los discos duros de las computadoras.

Lo anterior es un ejemplo de cómo la investigación frecuentemente deriva en un resultado que se puede llevar a la aplicación, a la práctica o a un dispositivo.

El descubrimiento de ese fenómeno y su uso en los discos duros ha conducido, además, a un crecimiento de la actividad comercial a través de la tecnología móvil (iPod o cámaras) y el avance continúa en ámbitos como el médico.

En la Universidad de Stanford, ejemplificó, se desarrolla un escáner que localiza la concentración de algún tipo de molécula para la detección de cáncer en etapas tempranas, y no se trata “sino de un pequeño sensor de magneto-resistencia gigante”.

De igual modo, en dos o tres años se podrá ver un nuevo tipo de computadora, más eficiente en el consumo energético, innovación que permitirá optimizar el entendimiento del efecto quantum, un progreso de la física cuántica. También será de menor tamaño y más veloz.

No obstante, reconoció, se desconocen los límites físicos de los semiconductores, “pero tal vez ese progreso se alcance en cinco o 10 años. La industria y las universidades están preocupadas por determinar qué se puede hacer con esa tecnología, qué se puede lograr con la espintrónica y la electrónica molecular”.

Otra ruta llevará al desarrollo de un nuevo tipo de ordenadores inspirados en el cerebro, la mejor “computadora” que existe y con mayor densidad de circuitos que una máquina, para lo cual se requiere entender la plasticidad de la sinapsis y la capacidad de transmisión de información entre neuronas.