México recibe a la ballena azul, el animal más grande del mundo

México, 1 feb (EFE).- Entre los meses de enero y marzo, México recibe a la ballena azul, considerado el mamífero más grande del mundo, en las aguas del Parque Nacional (PN) Bahía de Loreto, en el noroccidental estado de Baja California Sur.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) afirmó en un comunicado que el cetáceo -probablemente el animal de mayor tamaño que haya existido sobre la tierra- llega a México “para alimentarse, aparearse y dar a luz a sus crías”, además de poder ser observado por profesionales y turistas.

Esta especie puede medir entre 24 y 27 metros y tiene un peso promedio de entre 100 y 120 toneladas, aunque en ocasiones se han registrado individuos de hasta 33,5 metros de largo y 190 toneladas de peso.

La llegada del mamífero desde los fríos mares de Alaska es importante para las comunidades que habitan en el Área Natural Protegida (ANP), ya que desarrollan actividades de aprovechamiento sustentable durante la época de avistamiento, como las visitas guiadas que realizan prestadores de servicios certificados.

La Conanp elaboró un manual para la observación pasiva de la ballena azul y otros cetáceos en el Golfo de California que “tanto los prestadores de servicio autorizados, como los visitantes” están obligados al cumplir.

El documento advierte que se debe “mantener una distancia mayor a 100 metros de la ballena”, así como “apagar el motor de la embarcación y observarla para establecer su comportamiento”.

El motor del vehículo acuático solo debe encenderse cuando la ballena esté navegando y después de que la misma se sumerja a bucear.

Las indicaciones también prohíben rotundamente “acercarse por su cabeza, perseguirla o seguir a una madre con cría”.

Esta gigantesca especie marina está dentro de la categoría de especies “sujetas a protección especial” por la norma oficial mexicana.

Esto autoriza a realizar una observación responsable únicamente con permisos expedidos por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. EFE