México, un país privilegiado para la energía solar pero poco concienciado

Zoilo Carrillo

México, 24 mar (EFE).- México es un país privilegiado para la captación de irradiación solar, sin embargo, la falta de información y costumbre en el ciudadano medio dificulta una transición energética necesaria para el medioambiente, explicó a Efe el director de Galt Energy en México, José Hernán.

“Creo que nos falta educación y conocimiento. Esta tecnología acaba de llegar hace poco al ciudadano promedio, mucha gente piensa que está informada por información que obtuvo hace cinco años, pero en ese tiempo ha evolucionado la industria”, sostuvo el experto.

Y es que el país tiene una ubicación excepcional, pues, según el directivo, “el punto de México que tiene menos irradiación, capta un 30 % más que el lugar mejor ubicado de Alemania”.

México obtiene de media 1.500 kilowatts/hora por cada kilowatts/ potencia, mientras que el país germano obtiene 800 kilowatts/hora por cada kilowatts/potencia.

Sin embargo, “la razón fundamental por la que no se está aprovechando es la educación”, lamentó.

Las empresas también acusan esa falta de concienciación con esta fuente de energía limpia y es que, los ciudadanos, “a menos que vean ahorros sustanciales, no les interesa la energía renovable”.

En México, un particular puede tener hoy sus propios paneles -que reducen el costo de la factura en un 95 %- y en el caso de tener electricidad sobrante, inyectarla al sistema y obtener beneficios por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

No obstante, esta opción es todavía desconocida para la mayoría de usuarios.

Positivamente, Hernán destacó las ventajas de la reforma energética impulsada por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, ya que esta ha permitido celebrar subastas eléctricas a inversores privados y ha llamado la atención de las corporaciones extranjeras las cuales, según el ejecutivo “tienen un papel crucial”.

El atractivo reside en que “el costo de mano de obra no es tan alto como otros países”, indicó el experto.

Sin ir demasiado lejos, en Estados Unidos, “el costo se duplica”.

Insistió en que ya se está viendo una transición lenta pero persistente, con “unas inversiones bastante importantes” que pueden llevar a México, según el especialista, a ser en tres años “la séptima potencia mundial en capacidad solar instalada”.

El país actualmente cuenta con 37 centrales solares en construcción y una inversión estimada de 5.000 millones de dólares.

Según la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex), se estima que las inversiones para el desarrollo de los proyectos, resultado de las tres subastas realizadas, supondrán un incremento del Producto Interno Bruto (PIB) de más de 19.000 millones de pesos (más de 1.000 millones de dólares) y crearán 13.000 empleos.

Las empresas extranjeras como la italiana Enel- que acaba de inaugurar la planta solar más grande de América – o la española Iberdrola -que actualmente se encuentra construyendo una instalación fotovoltaica con 672.000 paneles solares – ganaron aproximadamente el 90 % de las licitaciones.

Para el director, el éxito de las subastas y de la energía solar se debe “a la disminución de los costos, no porque estemos educándonos a cambiar el mundo”.

“Está quedando bastante claro en las subastas que aquí en México tenemos el récord en precios a nivel mundial, entonces ya no es un tema de ambientalismo, sino de sentido común y económico”, abundó.

A pesar de todo, Hernán cree que la concienciación social “es cuestión de tiempo” ya que la energía solar “es un beneficio para todos”, más aún en un mundo que se descompone poco a poco debido a la cantidad ingente de dióxido de carbono (CO2) que vierten a la atmósfera los combustibles fósiles.

La situación que se vive ahora mismo “es un parteaguas”, un ahora o nunca, ya que los países que abracen la energía renovable “van a tener una cadena de suministro y un poder de manufactura más eficiente gracias a un costo energético muy bajo”.

En cambio “los que se queden quemando hidrocarburos van a sufrir en esta competitividad global”.

Actualmente México se encuentra en transición hacia un sistema renovable, dando pasos adelante “en una industria que tiene potencial alto de crecimiento, de inversión y generación de empleo”, concluyó. EFE