Inicio > Columnas > Mexico y Durango con sus Sequías, Erosión, Desiertos e Inundaciones

Mexico y Durango con sus Sequías, Erosión, Desiertos e Inundaciones

Por: Juan José Nevárez Nevárez

+¿Sabía usted que en México casi el 40% del territorio nacional está formado por desierto?

+¿Que el desierto más grande de Norteamérica es el de Chihuahua?

+¿Que el desierto más grande del mundo es el del Sahara, que está en África?

 

Qué paradójico resulta que en nuestro mismo país coincidan las sequías como las que se sufren al norte del territorio nacional y más fuerte aún en los estados de Chihuahua y Durango, precisamente con las inundaciones de los estados del Sureste de nuestro país. Eso debía alertarnos y encontrar una solución que podría ser fuente de una riqueza no prevista hasta ahora.

Esa dualidad es la que ha logrado manejarse, como sucede con frecuencia cuando llegan las lluvias o temporales. Las tormentas que las provocan han sido incontrolables y en la memoria han quedado las inundaciones del Sureste mexicano de manera recurrente desde 1879, unos años menos y otros cada vez más, lamentablemente dejando grandes pérdidas humanas, así como en la agricultura, ganadería, frutales, industria, pueblos y ciudades.

Nuestros hermanos del Sureste han contado en fortuna con los dos ríos más caudalosos de esta nación: el Usumacinta y el Grijalva, aunados a otros de menor vertiente: Mezcalapa, Sumaria y Carrizal; las grandes precipitaciones y escurrimientos de agua no los favorecen, por el contrario, ya que ante la falta de visión humana no han sabido aliarse con el recurso más preciado del mundo (El Agua).

La ciudad de Villahermosa, Tabasco, que hace verdaderamente honor a su nombre, ¡cómo la recuerdo!, ha sido rebasada su planificación, habría que saber en dónde quedó su Plan Estatal de Desarrollo. Su selva con el transcurso de los años talada, con la dificultad de que el exceso de agua sea absorbida en el ecosistema, que el hombre progresivamente está destruyendo.

Nos queda claro que los gobiernos muy poco han hecho a través de los años para atender este enorme problema que padecen nuestros compatriotas, y todavía se ven amenazados por nuevos frente fríos y más agua. Por humanismo y solidaridad creo que ¡no es justo! No merecen vivir estos siniestros tan fatales.

Los actuales gobiernos tienen cerca de un año todavía, en que llegarán las posibles nuevas inundaciones del año 2021, para aplicarse de tiempo completo y tratar de resolver en gran medida este enorme problema, sin escatimar esfuerzos y recursos de ninguna naturaleza. Todos los mexicanos estaremos pendientes de que ello suceda, ya que el dolor social y humano todos los sentimos por ellos.

Estamos llegando, a una situación de emergencia ambiental. Si somos conscientes de nuestros derechos y cumplimos con lo que nos corresponde, podemos exigir mejores cambios en esta materia.