Migrantes arriesgan sus vidas al cruzar desierto

Foto: Univision

Sonoyta, Son., 20 Abr (Notimex).- La posibilidad de morir en el desierto al cruzar ilegalmente la frontera entre Sonora y Arizona es una de las cosas en las que no se piensa al momento de la aventura, dijo el migrante de Michoacán, Ramiro Tinoco López.

Entrevistado en el parque Benito Juárez, el connacional comentó que “nadie piensa en que va a tener problemas, siempre hay que pensar en que vamos a llegar con bien”.

Expresó que sí saben que en el desierto que está en Arizona muere gente que camina para llegar ilegalmente, “pero son cosas que sabemos que hay que pasar si quieres llegar a donde vas a trabajar y ganar más”.

Lo que sí no deben hacer es llevar a mujeres embarazadas y niños por la zona del desierto donde hace más calor, comentó, porque esa gente necesita que la protejan.

Mientras tanto, la Patrulla Fronteriza en Arizona señaló que en los últimos diez años se han reportado mil 712 muertes de personas tan sólo en el límite internacional entre ambos estados.

 En un reporte, indicó que en el desierto se han registrado mil 659 muertes de personas en el Sector Tucson de la frontera con Sonora, y otras 53 en el Sector Yuma, entre 2007 y 2016.

Comentó que en el Sector Tucson el mayor número de fallecimientos de la última década se registró en el año 2010 con un total de 251, en tanto que en Yuma fue en 2007 cuando sumaron once decesos.

Mencionó que en toda la frontera sur de Estados Unidos con México, el número de fallecimientos en los últimos 10 años fue de 3 mil 751.

Agregó que durante los últimos cinco años el mayor número de muertes se han registrado en los Sectores del Valle del Río Grande y Tucson, de la Patrulla Fronteriza, de los nueve sectores jurisdiccionales de la frontera binacional.

De acuerdo con datos del Grupo Beta, entre las causas de los decesos se encuentran las altas temperaturas, caída en zonas montañosas, asfixia por inmersión de caudales de agua y en accidentes de los vehículos en los que son transportados los migrantes.

Personal del organismo adscrito al Instituto Nacional de Migración (INM) indicó que definitivamente el mayor riesgo lo constituye el calor, que puede causar deshidratación, insolación o golpe de calor.

De acuerdo al director de la Unidad Municipal de Protección Civil, Ernesto Portugal García, en el comienzo de la primavera ya se registraron temperaturas cercanas a los 40 grados centígrados a la sombra durante el día.

Comentó que es una importante labor mantener informados a los connacionales sobre los riesgos que pueden tener en las zonas desérticas, sobre todo en el próximo verano.