Milán redescubre a Frida Kahlo y su extraordinario arte más allá del mito

Otro País


Roma, 2 feb (EFE).- El extraordinario arte de Frida Kahlo protagoniza una exposición en Milán que incluye obras inéditas, como “Niña con collar”, y que propone una nueva retrospectiva para analizar la extensa producción de la pintora mexicana y reflexionar sobre su figura más del mito.

Precisamente así se llama esta exposición, “Frida Kahlo. Más allá del mito”, que acaba de abrir sus puertas en el Museo de la Cultura de Milán y que se podrá ver hasta el 3 de junio.

Se trata de una de las retrospectivas más importantes que se han realizado sobre la artista en los últimos años y propone un viaje para admirar su trabajo pictórico lejos “de su fama y su aura legendaria que la han rodeado siempre”, explicó en una entrevista con Efe el comisario de la muestra, Diego Sileo.

“El objetivo es ofrecer a la gente la oportunidad de realizar una nueva lectura sobre Frida Kahlo como artista y no solo como un icono pop”, añadió.

Uno de los mayores reclamos de esta exhibición es la obra “Niña con collar”, que se muestra por primera vez al público, un cuadro que permaneció desaparecido durante más de seis décadas y que fue recuperado y subastado en 2016 por la casa Sotheby’s por casi 2 millones de dólares.

Este óleo sobre lienzo, pintado en 1929 por Frida Kahlo, “se pensaba perdido y ahora sale a la luz (…) Es la primera vez que se podrá ver esta obra expuesta. Antes de encontrarla en 2016 solo había de ella fotos en blanco y negro”, subrayó Sileo.

La exposición reúne 318 obras, entre pinturas, fotografías y vídeos, pero también documentos y cartas pertenecientes al archivo de la artista mexicana, que fue encontrado en 2007 en la Casa Azul, su residencia en Ciudad de México.

Es la primera vez en Italia que se exponen en una misma sede las colecciones del Museo Dolores Olmedo de la Ciudad de México y la de Jacques y Natasha Gelman, las dos más amplias de Kahlo.

En la ciudad milanesa se pondrán ver autorretratos como “La columna rota” (1944) y propiedad del Museo Dolores Olmedo, o “Diego en mi pensamiento” (1943) de la colección Jacques y Natasha Gelman.

Además se incluyen cuatro piezas de Kahlo que son habitualmente custodiadas en el Museo mexicano de Arte de Tlaxcala: los óleos “Retrato de Miguel N. Lira” y “Pancho Villa y la Adelita”, la acuarela “Frida en Coyoacán” y la “Tabla de firmas de Frida Kahlo y Miguel N. Lira”.

Sileo ha conseguido también reunir otras procedentes de Estados Unidos, de museos como el de Buffalo (Estado de Nueva York), Austin (Texas) o Madison (Wisconsin).

El extraordinario y amplio recorrido pictórico se completa con cuadros que pertenecen a colecciones privadas como, por ejemplo, el retrato de “Mariana Morillo Safa” (1944), hija del ingeniero Eduardo Morillo Safa, uno de los mecenas más fieles de Frida Kahlo, un auténtico tesoro pues “solo ha sido exhibida en una ocasión en México”.

“Ponemos el acento en la producción” de Kahlo, explicó Sileo, quien invitó a los amantes del arte y admiradores de su obra a realizar una nueva lectura con la que dejen “a un lado la vida” de la artista mexicana y se centren en sus creaciones, para dar así “una nueva interpretación, más allá de todo lo que ya se sabe” de ella.

El proyecto es fruto de seis años de estudio e investigación y supone una “ruptura” respecto a las muestras en las que la figura de Kahlo ha tenido un gran protagonismo.

La que propone Milán es una ocasión imperdible para homenajear la labor creativa de una mujer que influyó “a enteras generaciones de artistas, no solo latinoamericanas”, sino de todo el mundo. EFE