Miles católicos protestan en Nigeria contra la violencia que asuela el país

Actuall

Abuya, 22 may (EFE).- Miles de católicos se echaron hoy a la calle en Nigeria para protestar contra la violencia que asuela algunas partes del país y exigir al Gobierno que ataje el problema de la inseguridad.

Los manifestantes marcharon en numerosas ciudades del país -incluidas la capital, Abuya, y la urbe más grande de Nigeria, Lagos- con pancartas en las que se leían consignas como “La vida humana es sagrada” o “No a la cultura de la muerte”.

Desde comienzos de año, cientos de personas han muerto en diversas partes del país, lo que ha incrementado el temor a una ruptura del orden y el imperio de la ley en la nación más poblada de África.

El azote de la violencia se siente especialmente en el noreste de Nigeria, donde actúa el grupo yihadista Boko Haram; o el centro-norte, donde pastores de la etnia Fulani (de mayoría musulmana) cometen ataques para defender su modo tradicional de vida.

Las protestas de hoy coinciden con el entierro de 18 personas, entre ellas dos curas, que murieron el pasado 24 de abril en un ataque de supuestos pastores armados a una iglesia católica del estado de Benue, en el centro de Nigeria.

“A la luz de esto, hemos decidido decir ‘no’ a más asesinatos, secuestros, intimidación de ciudadanos inocentes y otros vicios”, afirmó el presidente de la Conferencia Episcopal de Nigeria, Augustine Akubeke, en un comunicado.

El temor a una escalada de la violencia obligó al presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, a desplegar tropas en las zonas conflictivas para impedir las masacres.

Este lunes, 35 bandidos murieron en Benue en operaciones del Ejército, informó el portavoz del Ministerio de Defensa, John Agim.

Los nómadas musulmanes buscan pasto para su ganado destrozando los campos de cultivo de granjeros cristianos locales, en peleas constantes en la zona central de Nigeria en las que han muerto miles de personas en los últimos años.

En 2017, los conflictos entre los pastores nómadas y los granjeros locales dejaron al menos 549 muertos y miles de desplazados en la zona, según Amnistía Internacional, que también informó de 168 muertes el pasado enero.

Por su parte, Boko Haram, que significa “La educación no islámica es pecado”, lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur, zona rica en petróleo.

Más de 20.000 personas han muerto desde el comienzo de la insurgencia yihadista en 2009 y, según la ONU, alrededor de 1,6 millones de personas se han visto forzadas a dejar sus hogares. EFE