Militantes opositores marchan contra la reelección presidencial en Paraguay

Asunción, 18 abr (EFE).- Centenares de militantes del Partido Liberal, el principal de la oposición, marcharon hoy por Asunción para protestar nuevamente contra el polémico proyecto de reelección presidencial, un día después de que el actual mandatario, Horacio Cartes, anunciara que no se presentará a las elecciones de 2018.

La manifestación, en el centro de la ciudad, fue la segunda convocada por los liberales en rechazo de ese proyecto tras las protestas que a finales de marzo dejaron un muerto, decenas de heridos, más de 200 detenidos y la sede del Congreso paraguayo parcialmente incendiada.

También fue la primera convocada por esa fuerza desde que Cartes divulgó el lunes su decisión de no participar como candidato a la presidencia en esos comicios, algo contemplado en ese proyecto de enmienda constitucional, dirigido a habilitar un segundo mandato, prohibido por la Carta Magna.

Los liberales marcharon con banderas paraguayas y con camisetas con el lema “Justicia para Rodrigo”, en referencia al dirigente de la juventud liberal Rodrigo Quintana, fallecido pasada la madrugada del 31 de marzo, cuando varios policías entraron por la fuerza en la sede de la formación política, tras los violentos disturbios en el centro de Asunción.

Estas protestas estallaron después de que ese mismo día un grupo de 25 senadores aprobó el proyecto de enmienda, en una discutida sesión a puerta cerrada y sin la presencia del resto de legisladores.

Tras esos sucesos, y después del anuncio de Cartes, el proyecto sigue pendiente en la Cámara de Diputados, aunque su presidente, Hugo Velázquez, dijo hoy que su tratamiento se aplaza al menos por veinte días.

“Estamos pidiendo a gritos que retiren el proyecto inconstitucional de la enmienda, y estamos más comprometidos que nunca porque asesinaron a nuestro dirigente Rodrigo Quintana”, expresó a Efe Aldo Gabriel Virgili, dirigente de la juventud liberal del departamento de Paraguarí (centro), de donde era oriundo Quintana.

Virgili exigió el esclarecimiento de esa muerte y aseguró que “la Justicia paraguaya es funcional a Cartes y a su equipo”, dado que “ya pudieron ver quiénes quemaron el Congreso, pero no han podido resolver un crimen desde hace más de quince días”.

Por su parte, Alicia Cabrera, militante del Partido Liberal, dijo a Efe que la aprobación de la enmienda “a puerta cerrada” fue un “acto bochornoso”, y que con él “Cartes y los 25 senadores subestimaron al pueblo paraguayo, que hoy está de pie”.

Cabrera participó en la manifestación del 31 de marzo y resultó herida tras buscar refugio en la sede del Partido Liberal ese día.

Relató cómo la Policía “disparaba y dispersaba a los manifestantes con gases lacrimógenos y reprimía con la policía montada y con balas de goma y de plomo”.

La militante fue a resguardarse junto a otros compañeros en la sede del Partido Liberal cuando un grupo de policías “rompieron la puerta a patadas e ingresaron de forma violenta”, recordó.

Cabrera corrió y fue entonces alcanzada por una bala que le arrancó parte del cartílago de la oreja, y le dejó esquirlas metálicas cerca del ojo, momentos antes de que Quintana cayera abatido, presuntamente a causa de un disparo de la policía.

La Constitución paraguaya establece mandatos presidenciales de cinco años y prohíbe la reelección.

El gobernante Partido Colorado impulsó el proyecto de reelección para postular a Cartes a las elecciones de 2018, mientras que el Frente Guasú apoyó el plan para presentar al destituido expresidente Fernando Lugo (2008-2012).

Cartes anunció el lunes su decisión de no presentarse “en ningún caso” como candidato a las elecciones de 2018. EFE