Militares entran a Universidad hondureña a rescatar un compañero retenido

Tegucigalpa, 24 jun (EFE).- Las autoridades hondureñas informaron este lunes de que la Policía Militar de Orden Público (PMOP) ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) porque en un en enfrentamiento violento con estudiantes (que dejó al menos cuatro heridos), un compañero fue retenido y llevado a la fuerza al interior de la máxima casa de estudios en Tegucigalpa.

En un comunicado, la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) indicó que “durante un operativo ejecutado para restablecer el orden en la parte externa” de la Unah “se registró un enfrentamiento entre manifestantes y entes de seguridad del Estado”.

Añade que “los encapuchados, al percatarse de la presencia policial en las afueras de la Unah, atacaron con bombas molotov modificadas para hacerlas más letales” y “ponían en peligro la integridad física y la vida de los uniformados, miembros de la comunidad universitaria y los transeúntes”.

Ante esa situación, “se procedió a hacer uso proporcional de la fuerza como método persuasivo y para repeler el ataque”.

Además, los policías militares “ingresaron a los predios de la Unah en persecución ante la comisión flagrante del delito de privación de la libertad de un miembro de la autoridad, quien con violencia e intimidación fue sometido e ingresado abruptamente por parte de encapuchados al interior de la máxima casa de estudio”, subrayó la Fusina.

Según la versión oficial, el enfrentamiento dejó seis personas heridas, “cuatro supuestos estudiantes producto de supuestas armas de fuego y dos soldados con quemaduras de explosión de las bombas Molotov”.

“Los heridos fueron trasladados de inmediato al principal centro asistencial del país (Hospital Escuela) con lesiones en sus piernas”, y “según el reporte médico se encuentran en condición estable”, señaló la Fusina.

Dijo además que los entes del Estado “ya iniciaron las investigaciones del caso para esclarecer los hechos”.

Según la Fusina, en los ataques a las fuerzas del orden los manifestantes utilizaron, además de bombas molotov, “cañones masaya, piedras, palos y otros objetos”.

En ataques de ese tipo, añade el comunicado, incluso se le causó la muerte a “un miembro de la fuerza del orden”, del que no se precisa nombre, fecha, ni lugar del hecho.

Antes de que los policías militares ingresaran a la Unah, se produjo una larga batalla campal en un bulevar que cruza frente a la Universidad cuando presuntos estudiantes querían impedir el paso quemando neumáticos en la vía.

Mientras los policías disparaban gas lacrimógeno, los manifestantes, muchos de ellos con el rostro cubierto, lanzaban cócteles molotov, piedras y al menos uno de ellos disparaba con un arma hechiza de unas 24 pulgadas.

Los policías militares hicieron retroceder a los manifestantes hasta hacerlos ingresar a la Unah y luego entraron en persecución, al parecer con la idea de rescatar a su supuesto compañero que “con violencia e intimidación fue sometido e ingresado abruptamente por parte de encapuchados al interior de la máxima casa de estudio”.

El rector de la Unah, Francisco Herrera, dijo que este lunes hubo una “flagrante violación a la autonomía” de la Universidad por parte de los policías militares, que “entraron sin ninguna autorización”, disparando “bala viva” e hiriendo a varios estudiantes.

Desde primeras horas del día encapuchados se habían tomado la Unah en Tegucigalpa, como parte de una cadena de protestas contra el régimen que preside Juan Orlando Hernández, a quien acusan de “usurpador” y le exigen que se vaya del poder.

Dicen además que su protesta es en solidaridad con maestros y médicos del sector público, aglutinados en una Plataforma para la Defensa de la Salud y Educación, que desde abril vienen exigiendo mejores sistemas educativo y sanitario, y en mayo iniciaron una serie de marchas pacíficas a nivel nacional.

Algunas de las protestas han derivado en violencia en las principales ciudades del país, como ocurrió el miércoles, jueves y viernes de la semana pasada, que dejaron al menos tres muertos, dos de ellos en Tegucigalpa, y cuantiosas pérdidas económicas por daños a la propiedad pública y privada.

En la protesta de este lunes en el interior de la Unah, individuos con el rostro cubierto causaron graves daños en la planta baja de nuevo edificio administrativo de la Unah, como la quiebra con piedras de puertas y paredes de vidrio, entre otros. EFE