Ministerio de Agricultura de Guatemala no tiene un trabajo real ante sequía

Prensa Libre

Guatemala, 2 ago (EFE).- El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Guatemala “no cuenta con un trabajo real” para enfrentar “la falta de alimentos” por la canícula en el Corredor Seco, particularmente en el departamento de Baja Verapaz (al norte de la capital), aseguró hoy la diputada Marleni Matías.

Tan solo en el departamento de Baja Verapaz, en el que están siendo “golpeados” los ocho municipios de la localidad, hay unas 22.000 familias afectadas por la sequía, aseguró Matías, quien es integrante del bloque opositor del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

Ante la crisis, “el Ministerio no está actuando de una manera realista”, reiteró, pues éste ofrece “bolsas avícolas que no alcanzan y que la sola propuesta pone en ridículo a la cartera de Agricultura”.

Según el viceministro de Desarrollo Económico Rural, la estrategia que buscará implementar tanto en Baja Verapaz como en los orientales departamentos de El Progreso y Zacapa son “bolsas avícolas”, las cuales constan de 1 “galpón” con unas 200 gallinas para 20 mujeres en cada demarcación.

La cartera de Agricultura y la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional desconocieron los datos que presentaron los ocho alcaldes de Baja Verapaz y la diputada Matías, pues aseguraron, respectivamente, que los 40 días de canícula han dejado 6.796 familias o 4.617 afectadas, de cinco a siete integrantes cada una.

A nivel nacional, según datos del propio Ministerio de Agricultura, hay al menos unas 43.000 familias afectadas en los departamentos más golpeados por el calor, que son Chiquimula, El Progreso, Jalapa, Jutiapa, Retalhuleu, Sololá, Suchitepéquez y Zacapa.

Matías apuntó que se encuentran trabajando en una “mesa interinstitucional” para solicitar un préstamo al banco alemán KFW -del que no dio el monto- para paliar el hambre en los departamentos de Zacapa, El Progreso y Baja Verapaz, sin embargo, advirtió que el Ministerio de Agricultura “no cuenta con equipo idóneo” para trabajarlo.

La congresista solicitó “acciones concretas” a la entidad de Gobierno, como “agilización de entrega de alimentos, pues hay comunidades que llevan dos años y medio de no recibir raciones de alimentos”, además de reducir trámites burocráticos pues “la gente no está para aguantar”.

Además, pidió apoyo con una dotación de semillas mejoradas para rescatar la segunda cosecha y la creación de una semilla que se “adapte” al cambio climático para que pueda sobrevivir.

Y recordó que el quintal de maíz ha aumentado su precio a “una situación insostenible”, pues de costar usualmente 130 quetzales (17 dólares) ahora está a 225 (30 dólares).

En las épocas pasadas, las sequías han dejado hasta 3,5 millones de personas en necesidad de asistencia humanitaria en Centroamérica, una de las regiones más vulnerables a la canícula por la variabilidad climática y la exposición a fenómenos extremos. EFE