Ministra israelí niega que la ley sobre las ONG atente contra la democracia

Israeli Knesset Member Ayelet Shaked of the far-right Jewish Home party is seen on May 6, 2015 during the negotiation with the Likud at the parliament in Jerusalem. Israel said May 11, it would assign a protection detail to Shaked who is slated to become justice minister after she received death threats. News of her expected appointment sparked a furious response with the Palestinians denouncing her as an extremist who "advocated genocide". AFP PHOTO/GALI TIBBON        (Photo credit should read GALI TIBBON/AFP/Getty Images)

Israeli Knesset Member Ayelet Shaked of the far-right Jewish Home party is seen on May 6, 2015 during the negotiation with the Likud at the parliament in Jerusalem. Israel said May 11, it would assign a protection detail to Shaked who is slated to become justice minister after she received death threats. News of her expected appointment sparked a furious response with the Palestinians denouncing her as an extremist who “advocated genocide”. AFP PHOTO/GALI TIBBON (Photo credit should read GALI TIBBON/AFP/Getty Images)

Jerusalén, 11 ene (EFE).- La ministra de Justicia israelí, Ayelet Shaked, negó este lunes que su proyecto de ley para identificar los fondos que reciben las ONG israelíes atente contra la identidad democrática del país, como temió el embajador de EEUU.


“No hay razones para preocuparse. Israel es una democracia fuerte y como tal, no hay necesidad de que otras naciones intervengan en la legislación interna”, dijo Shaked en declaraciones recogidas por la edición digital del diario “Haaretz”.

Sus palabras respondían al comunicado de la Embajada estadounidense en Israel tras el encuentro entre Shaked y su embajador, Dan Shapiro, que este fin de semana debatieron sobre la ley de transparencia’ para ONG.

El proyecto, promovido por la titular de Justicia, exige que las organizaciones no gubernamentales declaren el origen de sus fondos cuando provienen de gobiernos extranjeros y que sus miembros lleven identificaciones cuando entren en el Parlamento israelí (Knesset).

Esta propuesta ya ha sido aprobada de manera unánime por el Consejo de Ministros y ahora debe ser votada ante la Knesset, pero está rodeada de polémica y se ha topado con la oposición de las organizaciones israelíes de izquierda, que la han calificado de “discriminatoria” y “crimen contra la democracia”, como señaló la ONG de defensa de derechos humanos Shalom Ajshav (Paz Ahora).

Y es que se ven como las principales afectadas de un proyecto que señala los fondos estatales extranjeros, pero no contempla la necesidad de informar públicamente de donaciones privadas, como ocurre en la mayoría de los casos con los grupos nacionalistas y partidarios de los colonos.

Tras la reunión entre la titular de Justicia y Shapiro, la embajada aseguró que Israel “es una gran y vibrante democracia, que da voz a todos los puntos de vista y promueve una sociedad civil próspera y transparente”, informó el “Haaretz”, recordando que esta actitud es esencial para mantener una democracia saludable. (1)EFE