Ministro argentino dice que Supremo es “independiente” pero “parece opositor”

Buenos Aires, 9 oct (EFE).- El ministro de Justicia de Argentina, Germán Garavano, afirmó este miércoles que la Corte Suprema es “tan independiente que parece opositora”, en relación a varios fallos judiciales contrarios a los intereses del Gobierno, como el que lo obliga a asumir los costos de la medidas anticrisis que anunció en agosto.

El pasado 1 de octubre el Supremo argentino resolvió que los costos fiscales de la quita temporal del IVA que anunció el Gobierno en agosto pasado para compensar la crisis económica sean asumidos con recursos del Estado, sin que afecte a los fondos que corresponden a las provincias.

Esta decisión, unida a otras como la excarcelación de varios imputados en causas de corrupción durante los Gobiernos kirchneristas (2003-2015), generó polémica en el país.

Argentina elegirá el próximo 27 de octubre nuevo presidente en unos comicios que tienen como claro favorito al opositor por el peronista Frente de Todos Alberto Fernández, que sacó 16 puntos de ventaja al actual presidente, Mauricio Macri, en las primarias del pasado 11 de agosto y es líder en todas las encuestas de intención de voto.

Garavano quiso salir hoy al paso de los rumores sobre la imparcialidad de la Justicia del país, y lo hizo para recalcar la independencia del alto tribunal.

“Quiero creer que es una corte independiente, tan independiente que parece opositora, pero realmente es una corte independiente”, afirmó en declaraciones a Radio La Red.

Además, la Corte declaró ayer inconstitucional la resolución del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de reducir un 25 % la indemnización a los exiliados durante la última dictadura cívico-militar del país (1976-1983), y resolvió que perciban el mismo monto que los que los detenidos por el régimen militar, una decisión que para el ministro no es contrario al Gobierno sino a “todos los argentinos”.

“El fallo no es adverso al Gobierno, el fallo es adverso al Estado y a todos los argentinos. Los que vamos a tener que pagar esa diferencia no es el Gobierno, son los argentinos”, agregó.

Sobre la excarcelación de imputados en casos de corrupción, como los empresarios Cristóbal López y Fabián de Sousa, que ayer abandonaron la prisión, aseguró que “la privación de libertad es realmente una medida muy fuerte que a veces se la toma con mucha liviandad”, aunque advirtió de los riesgos de elaborar “un esquema de impunidad”.

“Sí podrían disipar un esquema de impunidad sobre determinados hechos de corrupción que todos vimos. Por primera vez en nuestro país hay exfuncionarios del altísimo nivel ya condenados e incluso algunos con sentencia firme”, valoró.

Asimismo defendió la labor de los magistrados, pese a que no se mostró muy satisfecho con algunas decisiones particulares.

“Lamentablemente a veces hay algún juez que por oportunidad o porque se quieren acercar al calor político sobreactúan en determinadas cosas, pero yo creo que hoy los jueces tienen herramientas para actuar con absoluta independencia”, concluyó. EFE