Ministro bangladesí comprueba los preparativos para repatriación de royinyás

Dacca, 11 ago (EFE).- El ministro bangladesí de Exteriores, Abul Hasan Mahmood Ali, comprobó hoy en el estado occidental birmano de Rakáin los preparativos para acoger a los más de 700.000 miembros de la minoría musulmana rohinyá que huyeron al vecino Bangladesh hace casi un año tras un estallido de violencia en la región.

Ali, que finalizará mañana una visita de cuatro días a Birmania, visitó hoy en Rakáin los “centros de recepción” en Taung Pyo Let, cerca de la frontera con Bangladesh, y los campamentos de tránsito en Hla Poe Kaung, con capacidad para 30.000 personas, según informó en un comunicado el Ministerio de Exteriores bangladeshí.

El ministro también visitó la aldea de Shwe Zar, donde se están construyendo 148 viviendas para las familias rohinyás que regresen con la colaboración del Gobierno indio, o el poblado de Pan Taw Pyin, del que huyeron más de 15.000 de sus habitantes y donde ahora se han construido 72 viviendas para aquellos que regresen.

“La delegación de Bangladesh también vio la amplia estela de devastación sufrida por la gente del norteño estado de Rakáin”, sentenció la nota.

Ali se había reunido además ayer con el ministro Kyaw Tint Swe, consejero de la líder birmana, Aung San Suu Kyi, con el que discutió los avances en el proceso de repatriación de los rohinyás y la “necesidad de acelerar la implementación de los instrumentos bilaterales de repatriación” entre Bangladesh y Birmania.

Los dos países también acordaron la creación de una línea directa de comunicación y el envío por parte de Birmania de equipos de información a los campamentos rohinyás en Bangladesh para que resuelvan dudas sobre la futura Carta Nacional de Verificación, que ha sembrado dudas entre la minoría al considerarla discriminatoria.

Los campamentos en Bangladesh acogen a unos 915.000 rohinyás, entre ellos los alrededor de 700.000 que desde el pasado 25 de agosto cruzaron la frontera para escapar de la represión del Ejército birmano, tras un ataque de rebeldes rohinyás en Rakáin.

Las autoridades birmanas no reconocen a los rohinyás como un grupo étnico diferenciado, ya que los consideran emigrantes bangladesíes llegados de manera ilegal a Birmania, por lo que les niegan la ciudadanía y los derechos relacionados.

La presión internacional llevó a Birmania y Bangladesh a firmar un acuerdo el pasado 23 de noviembre para la repatriación de miembros de la minoría rohinyá, por el que los refugiados que llegaron a Bangladesh comenzarían a regresar el 23 de enero.

Sin embargo, casi nueve meses después de la firma del acuerdo, la repatriación aún no ha comenzado.EFE