Ministro israelí cree que boicot fracasó y asemeja su campaña con nazismo

Jerusalén, 6 nov (EFE).- El ministro israelí de Seguridad y Asuntos Estratégicos, Guilad Erdán, declaró hoy que el Movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) ha fracasado en su objetivo de boicotear económicamente a Israel, y asemejó su campaña con las políticas del nazismo contra los judíos en Alemania.

“Desde una perspectiva económica, el denominado (movimiento) BDS ha sido un fracaso”, dijo Erdán en una conferencia en Tel Aviv ante medio millar de cristianos evangélicos procedentes de más de cuarenta países, informó el periódico israelí Haaretz.

El ministro remarcó que “la inversión extranjera directa en Israel continúa aumentando”, valoró que “la calificación de crédito” del país “se encuentra en su nivel más alto”, con “más empresas emergentes por cápita que en cualquier otro país”, y destacó que el mes pasado vino de visita “un número récord de turistas”.

Erdán opinó que igual que el nazismo “apeló al boicot a los negocios judíos como un primer paso en sus planes para eliminar al pueblo judío, también la campaña del BDS llama al boicot al Estado judío como un medio para borrarlo del mapa”.

“La gran mentira que Hitler repitió fue que los judíos eran responsables de todos los problemas de Alemania”, dijo el ministro, que agregó que “la gran mentira del movimiento BDS es repetir que el Estado judío es responsable de todos los problemas de Oriente Medio” y “de todo el mundo”.

Israel considera que detrás de la campaña del BDS hay un sentimiento antisemita y una agenda antiisraelí, y ha intensificado su lucha en los últimos años contra lo que considera una “amenaza estratégica” que supone esta iniciativa, fundada en 2005.

De acuerdo a la ley local, las autoridades israelíes pueden vetar la entrada a quienes apoyen la campaña de BDS, incluidos cargos institucionales que la defiendan abiertamente.

En octubre, una estudiante estadounidense con abuelos palestinos, Lara Alqasem, de 22 años, estuvo más de dos semanas bloqueada en el aeropuerto de Ben Gurión tras ver denegada su entrada a Israel por aparecer en la información de las autoridades como activista del BDS, y finalmente pudo acceder al país después de que el Tribunal Supremo aceptara su apelación.

Entre las actividades recientes promovidas por el BDS está la campaña que pide a los miembros de la Unión Europea de Radifusión (UER) que se retiren del 64 Festival de Eurovisión que se celebrará el 18 de mayo de 2019 en Tel Aviv, que hasta ahora tiene casi 14.000 firmas de apoyo.

“Instamos a los compositores, compositoras y artistas a boicotear el Festival de 2019”, expone el BDS en su manifiesto, en el que les reclama que no participen “para evitar ser cómplices de las violaciones de los derechos humanos de los palestinos por parte de Israel”. EFE