sábado, septiembre 25, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Misia lleva “la corona de espinas” del cáncer con una sonrisa

Misia lleva “la corona de espinas” del cáncer con una sonrisa

(Actualiza con datos sobre los músicos participantes en el disco)

Concha Barrigós.

Madrid, 7 jun (EFE).- Misia preferiría que no le hubieran diagnosticado un cáncer, “claro”, pero en “el calvario” que vive desde hace dos años ha experimentado momentos “muy bellos” y por eso asegura que lleva su “corona de espinas” con una sonrisa, las que muestra en la portada de su último disco, “Pura vida”.

“Pura vida”, que sale a la venta el 14 de junio, es “la banda sonora -subtítulo del disco- del cielo y del infierno” porque “no es amable ni tranquilizador sino que tiene pura vida dentro, una vida de cicatrices”, explica en una entrevista con EFE la portuguesa Susana María Alfonso de Aguiar “Misia” (Oporto, 1955).

“Yo no me pregunto ‘por qué a mí’, me pregunto ‘por qué no yo’ porque no soy distinta de los demás. Soy una superviviente desde pequeña. Aprendí a ser muy independiente en una familia en la que mi yaya catalana, una vedette de burlesque, me enseñó todo lo bueno”, detalla.

Le diagnosticaron un tumor en 2016 y, tras el “correspondiente” ciclo de quimioterapia, se le reprodujo “un año y tres meses después”: “Se me doblaron las piernas. Cuando te lo dicen, la pared de la vida se te acerca y dejas de tener perspectiva”.

“Todo lo que tenía que llorar ya lo he llorado y si antes no se lo decía a nadie -continuó con sus giras sin que sus músicos lo supieran-, ahora creo que debo hacerlo porque a lo mejor mi historia puede ser positiva para alguien”, explica.

Su primera reacción cuando le detectaron la enfermedad fue considerar su cuerpo como enemigo, pero poco a poco “cayó” en que era el que le daba vida: “por eso seguí trabajando, aunque perdí 15 kilos y a veces cuando actuaba la cabeza me daba vueltas”.

“En mi vientre dibujado un callejón sin salida”, dice uno de los versos del fado “Los dos gorriones”, escrito por el español Ricardo Negrete. Por su parte, Tiago Torres da Silva empieza el tema “Destino” con la frase “los destinos son todos un insulto”.

Su “gólgota” no solo está reflejado en cada uno de los temas del disco sino en los arreglos, porque ha querido, por ejemplo, meter guitarra eléctrica para reflejar “el dolor, el miedo y la amenaza”, que toca Claudio Romano.

El español Raül Refree -productor del primer disco de Rosalía, “Ángeles”, o del de Silvia Pérez Cruz “Granada”- toca también la guitarra eléctrica en el clásico de Amalia Rodrigues “Lágrima”.

El “cielo”, “lo bonito”, lo representa la guitarra portuguesa de Luis Guerreiro y el clarinete bajo, que toca Paulo Gaspar, es “el soplo de la vida”.

Los autores de las letras, entre ellos Ana Carolina, Vasco Graça Moura, Jorge Muchagato o Daniel Melingo, reflejan la intensidad de lo que ella ha vivido: “he visto la muerte de cerca y aquí se ha quedado porque la amenaza vive conmigo”.

Ahora su voz, revela, “contiene cosas que vienen de otros sitios”, de su forma de sentir, y se expresa más con “susurros, con exhalaciones”.

Cuando se le reprodujo el tumor y tuvieron que operarla de nuevo iba muy asustada en la camilla y un hombre que se cruzó con ella le dijo “boa sorte, Misia”: “a mí, que siempre me ha parecido que no me querían en Portugal, aquello me pareció muy bonito porque estaba todo en su sitio, había existido”.

Dice que es tan fuerte como frágil y que “ya sabe” que la vida son muchas vidas y que no son controlables, aunque sí hay algo que puede dominar: dar las gracias por las cosas pequeñas, abrazar los árboles, oler el aire…”Me estoy permitiendo ser la niña que nunca fui”, confiesa. EFE

A %d blogueros les gusta esto: