Moody’s pone a Atlantia en revisión con posible bajada de calificación

Roma, 22 ago (EFE).- La agencia de calificación Moody’s informó hoy de que ha puesto en revisión con posible bajada de calificación a la concesionaria italiana Atlantia y a su filial, Autostrade per l’Italia, responsable de la gestión del puente que se derrumbó el 14 de agosto en Génova.

Moody’s explicó en un comunicado que ha puesto en revisión con posible bajada la calificación de deuda senior no garantizada, que actualmente está en aprobado (Baa2), y la nota del programa de bonos en euros a medio plazo (Euro Medium Term Note, EMTN), también en aprobado, de Atlantia.

Igualmente, ha puesto en revisión con posible bajada la nota de la deuda senior no garantizada y la nota del programa de deuda no garantizada EMTN de Autostrade, ambas actualmente en aprobado alto (Baa1).

Los programas Euro Medium Term Note son una fórmula contractual que permite al prestatario aumentar su deuda con el mercado de capitales mediante sucesivas emisiones de bonos bajo las mismas condiciones.

Estas decisiones de Moody’s se producen después de que la agencia de calificación Standard & Poor’s pusiera igualmente en revisión con posible bajada de calificación a ambas concesionarias el pasado 16 de agosto.

El 14 de agosto, un puente en Génova cayó y causó 43 muertos. El viaducto formaba parte de una autopista que gestionaba la concesionaria Autostrade, a la que el Gobierno italiano acusa de no haber realizado los controles pertinentes, una vez que se ha sabido que trabajaba para afianzar el pavimento.

El Gobierno italiano ha iniciado un proceso para estudiar la posible revocación de la concesión a Autostrade en la autopista A10 de Génova y ha instituido una comisión que está realizando exámenes para esclarecer lo sucedido, al margen de la investigación en curso dirigida por la Fiscalía de Génova.

El 20 de agosto, Autostrade comunicó que había recibido una carta del Ministerio de Infraestructuras en la que se le concedía un plazo de 15 días para presentar alegaciones y ofrecer explicaciones sobre su actuación previa al siniestro.

La concesionaria Atlantia, que compró junto a la constructora ACS la española Abertis, celebró hoy una reunión extraordinaria de su consejo de administración en la que inició un proceso para evaluar el impacto negativo que tiene en el grupo y en los accionistas la exteriorización constante por parte del Gobierno de noticias relacionadas con su filial Autostrade y el siniestro en Génova. EFE