Moody’s reduce de estable a negativa la perspectiva de Argentina

Buenos Aires, 12 jul (EFE).- La agencia de riesgo Moody’s redujo este viernes de estable a negativa la perspectiva de calificación de Argentina, pero mantuvo la nota en B2 para la emisión de largo plazo en moneda local y extranjera.

Según informó la propia calificadora en un informe, su decisión de cambiar la perspectiva a negativa de Argentina -en recesión desde hace un año- refleja el “incremento de la incertidumbre” con respecto a la continuidad de las políticas que aborden “desequilibrios fundamentales” y restablezcan el “acceso confiable a los mercados internacionales de capital”.

Además, se advierte del “creciente riesgo” por la propia incertidumbre política, en un año de elecciones presidenciales, que se celebrarán el 27 de octubre y enfrentarán al actual presidente, Mauricio Macri, con el principal candidato peronista, Alberto Fernández, quien está acompañado de la exmandataria Cristina Fernández como postulante a la Vicepresidencia.

Por otro lado, la afirmación de la calificación B2 refleja la expectativa de Moody’s de que las métricas crediticias principales de Argentina no empeorarán en el próximo período.

“El nivel de calificación equilibra una creciente carga de deuda y un historial de volatilidad económica con un desarrollo económico comparativamente alto y el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI)”, expresa la agencia calificadora, en referencia al plan de ayuda financiera firmado en 2018 entre el Gobierno de Macri y el organismo multilateral de crédito.

El Directorio Ejecutivo del FMI se reúne este viernes para oficializar un nuevo desembolso de 5.400 millones de dólares del préstamo de 56.300 millones de dólares aprobado en 2018, tras la cuarta revisión de su programa de asistencia financiera.

El préstamo, solicitado por Argentina tras la fuerte devaluación del peso iniciada en abril del año pasado consecuencia principalmente de la fuga de capitales de las economías emergentes a Estados Unidos, es del tipo de derecho de giro (“stand-by”), que requiere de una fuerte intervención de la institución multilateral en las políticas económicas nacionales. EFE