MSF alerta de la “situación catastrófica” de 2 centros de detención en Libia

Trípoli, 25 jun (EFE).- La organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) alertó hoy de la “situación médica catastrófica” que viven dos de los principales centros de detención de migrantes en Trípoli e instó de nuevo a la comunidad internacional a implicarse en la solución de la crisis humanitaria que desangra el país.

Según MSF, cuyos equipos médicos accedieron recientemente a los centros de detención de Zintan y Garian, al sur de Trípoli, entre 2 y 3 personas han muerto de promedio mensualmente allí desde septiembre de 2018

“La situación encontrada en estos centros coincide con los reportes, confirmados posteriormente por agencias de Naciones Unidas, sobre la muerte de al menos 22 personas, presuntamente por tuberculosis y otras enfermedades, desde septiembre de 2018”, explica la organización en un comunicado.

MSF recuerda, además, que cientos de personas que necesitan protección internacional y están registradas por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) como solicitantes de asilo o refugiadas, llevan meses, e incluso años, varadas en estos centros sin prácticamente asistencia.

“El personal de MSF realizó su primera visita al centro de detención de Zintan en mayo. Encontraron a unas 900 personas detenidas allí, 700 de ellas en un hangar superpoblado, con cuatro inodoros apenas funcionales, sin ducha y un acceso esporádico a agua, que no era apta para el consumo”, precisó.

“En términos médicos, era un desastre. Es probable que hubiera un brote de tuberculosis desde hace meses. La situación era tan crítica que inmediatamente organizamos traslados vitales al hospital durante nuestras primeras visitas”, agrega MSF, que cita a Julien Raickman, su coordinador general en Libia.

Ante esta situación, el personal de MSF organizó 16 referencias al hospital entre los pasados 25 de mayo y 19 de junio, además de distribuir “alimentos, leche en polvo, mantas y artículos de higiene”.

Tras recibir permiso de acceso al centro de detención de Zintan por parte del Oficina de Lucha contra la Migración Ilegal de Libia (DCIM), MSF está ampliando su respuesta médica y humanitaria. Las consultas médicas y las derivaciones continúan, y el personal de MSF está reparando el sistema de suministro de agua.

MSF recordó, asimismo, que las condiciones de estos centros se han deteriorado aún más a causa de la guerra que desde el pasado cuatro de abril libran en el sur de la capital milicias afines al Gobierno reconocido por la ONU en Trípoli (GNA) y tropas comandadas por el mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del país.

“Las personas detenidas allí provienen en su mayoría de Eritrea y Somalia, y han sobrevivido a experiencias angustiosas durante su peligroso viaje”, señala MSF

La organización recuerda que existen mecanismos para trasladarlos a países seguros donde puedan procesarse sus solicitudes de asilo, pero advierte que estos se han mantenido dramáticamente limitados e infrautilizados

Y se pregunta “qué pasará con los otros 625 refugiados que permanecen en los centros de detención de Zintan y Garian?” y “qué pasará con las personas de Zintan y Garian que fueron referidas al hospital cuando hayan completado su tratamiento médico?”. EFE