MSF denuncia el “peor día” para los centros y trabajadores médicos de Alepo

medicos-sin-fronterasEl Cairo, 17 oct (EFE).- La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció hoy que el pasado viernes fue el día más negro para los servicios sanitarios en la ciudad siria de Alepo, donde cuatro hospitales fueron bombardeados, dos médicos heridos y un conductor de una ambulancia perdió la vida.

La ONG denunció los ataques llevados a cabo por la aviación siria y rusa sobre los barrios del este de la ciudad, en manos de los rebeldes, que provocaron el “mayor daño a instalaciones sanitarias” desde la ruptura de la tregua a finales de septiembre.

“Se trata de la peor jornada de bombardeos sufrida por el sistema de salud del este asediado de Alepo desde el fracaso del alto el fuego”, destacó MSF en un comunicado.

“Uno de los hospitales golpeados el viernes sufrió daños materiales muy graves. Se trataba de un importante centro de trauma que ya había sido alcanzado tres veces en las últimas semanas”, aseguró Carlos Francisco, coordinador general de la ONG en Siria.

“El ritmo de los ataques está ahogando la escasa capacidad de atención médica del sistema sanitario en una ciudad que se está desmoronando rápidamente (…) Es evidente que al dañar los pocos lugares que quedan en pie donde se pueden salvar vidas, Siria y Rusia están asfixiando la vida del este de Alepo”, añadió.

Según la organización humanitaria, durante el ataque del viernes, el encargado del almacén de uno de los hospitales sufrió quemaduras y dos médicos resultaron heridos.

El bombardeo del viernes también destruyó totalmente una ambulancia de Al Sham Humanitarian Foundation (AHF), una ONG que proporciona ayuda médica en Siria desde 2011, y el impacto causó la muerte del conductor.

Antes de ese día negro, solamente quedaban en el este de Alepo 35 médicos para una población de alrededor de 250.000 personas y sólo siete de ellos son cirujanos con la formación para tratar a heridos de guerra, según la Dirección de Salud.

Asimismo, sólo hay 11 ambulancias operativas debido a los bombardeos contra los vehículos y la falta de piezas de repuesto a causa del bloqueo al que está sometida la parte oriental de la urbe desde el pasado verano. EFE