Muere el último superviviente del grupo de la resistencia francesa Manouchian

Pinterest

París, 5 ago (EFE).- El último superviviente del grupo de la resistencia francesa Manouchian, Arsène Tchakarian, que combatió contra la ocupación nazi, ha fallecido a los 101 años, informan hoy los medios franceses.

Tchakarian murió este sábado en el hospital de Villejuif, en la región parisina.

Nacido en Turquía el 21 de diciembre de 1916, en pleno genocidio armenio, Tchakarian llegó a Francia como exiliado en 1930.

El diario “Le Monde” recuerda que era un apasionado de la política y que en 1936 participó en las manifestaciones del Frente Popular y se adhirió en París al sindicato CGT, donde conoció al intelectual y militante comunista Missak Manouchian, de quien el grupo tomaría el nombre.

En 1943, Manouchian y algunos camaradas, incluido Tchakarian, formaron parte del comando FTP-MOI (Francotiradores y partisanos-Mano de obra inmigrante) de París, que organizaban acciones contra la ocupación nazi.

“No éramos héroes. No hay que creer que no teníamos miedo. Resistimos porque podíamos: no teníamos familia ni trabajo. Y porque amábamos Francia. Nos había adoptado”, llegó a decir Tchakarian sobre esa época.

Las fuerzas de seguridad alemanas y la policía del régimen colaboracionista de Vichy detuvieron a mediados de noviembre de 1943 a Manouchian y a otros compañeros.

En total, veintidós personas, incluido el cabecilla y el capitán brigadista español Celestino Alfonso, fueron ejecutados el 21 de febrero de 1944 en Mont Valérien, al oeste de París.

Tchakarian no fue capturado y durante una temporada, antes de volver a la acción, se mantuvo escondido en la capital francesa con la ayuda de policías de la resistencia.

En 2005 recibió la insignia de caballero de la Legión de Honor y en 2012 la de oficial, en una ceremonia en la que el entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, destacó que en su nombre se homenajeaba “a un grupo de hombres y mujeres que dieron su vida por Francia” y que eran conocidos por la ocupación como el “Ejército del crimen”. EFE