Inicio > Noticias > Internacional > Multitud Popular acusa a EEUU de ataque selectivo que desata la ira de chiíes

Multitud Popular acusa a EEUU de ataque selectivo que desata la ira de chiíes

Shaalan al Yaburi

Bagdad, 3 ene (EFE).- Las milicias iraquíes Multitud Popular acusaron hoy a EE.UU. de lanzar un ataque selectivo en Bagdad, en el que falleció el poderoso comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní, Qasem Soleimaní, lo cual ha desatado una ola de condenas y amenazas por parte de los aliados árabes chiíes de Teherán.

Además de Soleimaní y el esposo de su hija, también pereció el vicepresidente de la Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes, y otras cinco personas, incluidos miembros de la Multitud Popular, integrada principalmente por milicias chiíes y respaldada por Teherán.

Según la agrupación armada, la operación fue llevada a cabo por drones estadounidenses después de la medianoche hora local (21:00 GMT), tras la llegada de Soleimaní a Bagdad a bordo de un avión procedente de Damasco.

El convoy de Soleimaní fue golpeado cuando estaba abandonando el aeropuerto internacional de Bagdad, acompañado por Al Mohandes, que le había recibido en la capital iraquí.

Una fuente del aeropuerto de Bagdad dijo a Efe de forma anónima que el ataque dejó dos vehículos VIP calcinados y varias víctimas mortales.

Asimismo, la Multitud Popular acusó a una “parte iraquí” de haber informado a los estadounidenses de la ubicación de Soleimaní, encargado de las operaciones de los Guardianes de la Revolución fuera de Irán y que viajaba frecuentemente a Irak y Siria para supervisar a las milicias respaldadas por Teherán en ambos países árabes.

Por su parte el Gobierno iraquí y la máxima autoridad religiosa chií del país, el ayatolá Ali al Sistani, consideraron el ataque una “violación de la soberanía” de Irak.

El primer ministro dimisionario de Irak, Adel Abdelmahdi, denunció en un comunicado que “llevar a cabo operaciones de ajuste de cuentas contra figuras de liderazgo iraquíes y de un país hermano en suelo iraquí constituye una violación flagrante de la soberanía iraquí y un ataque a la dignidad del país”.

Asimismo, advirtió de que esta acción representa “una escalada peligrosa que enciende una guerra destructiva en Irak, en la región y en el mundo”.

Por su parte, Al Sistani calificó el ataque de “violación flagrante de la soberanía iraquí y de los tratados internacionales” y pidió “moderación” a todas las partes, instando a que actúen con “sabiduría” ante la peligrosa situación hacia la que se dirige Irak.

También el presidente de la República, Barham Saleh, llamó a “los sabios” a que “dejen espacio a la voz de la razón y la lógica, e intenten contener los efectos de esta agresión, que amenaza claramente la paz de la región y de Irak”.

En un comunicado pidió a todas las partes “ejercer el autocontrol” y “anteponer el interés nacional supremo” por encima de los intereses partidistas o sectarios.

Sin embargo, sus palabras pueden caer en saco roto y el clérigo chií Muqtada al Sadr ya ha llamado a las facciones de su movimiento y otras afines a estar preparadas para “proteger Irak” frente a EE.UU.

En un comunicado, Al Sadr apeló a los muyahidines (combatientes) y a “las facciones patrióticas y disciplinadas” para que estén “completamente preparados para proteger Irak”, nombrando en concreto al Ejército del Mahdi y la Brigada del Día Prometido, dos de los principales grupos insurgentes contra la invasión estadounidense de 2003.

También otros movimientos chiíes de los países árabes aliados de Irán juraron vengar la muerte de Soleimaní, como los rebeldes del Yemen, que han amenazado con una “respuesta rápida y directa” contra las bases que Estados Unidos tiene en la región.

Los rebeldes hutíes han realizado numerosas ataques con misiles y con drones, sobre todo contra Arabia Saudí, donde también hay tropas estadounidenses al igual que en otros países vecinos de la península arábiga, como Catar y Baréin.

Por su parte, el líder del grupo libanés Hizbulá, Hasan Nasralá, aseguró este viernes que seguirá la senda de Soleimaní y trabajará “día y noche para conseguir sus objetivos”.

Al mismo tiempo, llamó a “vengar a los asesinos” de los chiíes, lo cual “será la responsabilidad y el trabajo de todos en la Resistencia”, en alusión al brazo armado de Hizbulá, respaldado por Irán y que juntos luchan en Siria en el bando del presidente sirio, Bachar al Asad.

El bombardeo de hoy ha desatado las tensiones que ya permanecían elevadas después de que el 31 de diciembre seguidores de la Multitud Popular asaltaran la Embajada estadounidense en Bagdad, en respuesta a un ataque norteamericano contra posiciones de algunos batallones de las milicias en el oeste de Irak el día 29.

Esa operación, en la que según la Multitud Popular fallecieron 25 de sus hombres, respondía a su vez al lanzamiento de proyectiles contra intereses estadounidenses en suelo iraquí y a la muerte de un contratista norteamericano dos días antes, acción que Washington atribuyó a Kata’ib Hizbulá, batallones que operan bajo el paraguas de la Multitud. EFE

%d bloggers like this: