Muñecos gigantes o carreras de automóviles en IX Fiesta del Cómic de Bruselas

Bruselas, 14 sep (EFE).- Muñecos gigantes, carreras de automóviles y multitud de actos inundan desde hoy el centro de Bruselas por la celebración de la IX Fiesta del Cómic, que se inauguró con el célebre tebeo franco-belga Alix como principal protagonista.

En la edición de este año, en el parque junto al Palacio Real, se podrán ver a los personajes más queridos del cómic belga, como Tintín, Los Pitufos, Spirou o Lucky Luke, a través de los cuales las distintas editoriales han querido reivindicar la posición del noveno arte como otro de los artes mayores.

La gran cita europea del cómic, que se prolongará hasta el próximo domingo, ofrece cada año desde 2010 una amplia programación de actividades diseminadas por toda la ciudad y congrega a cerca de 100.000 personas y 250 historietistas y profesionales del cómic distribuidos por cuatro pabellones.

“Bruselas es una de las capitales mundiales del cómic. Hergé con Tintín, Los Pitufos… tenemos numerosos autores que nacieron, caminaron o se radicaron en Bruselas”, declaró a Efe el organizador del festival, Micha Kapetanovic, que agregó que por ello “hay una relación muy tradicional entre el cómic y Bruselas, porque es parte del ADN de la ciudad”.

Los autores participan además en casi 20 actividades, donde pueden “reunirse, intercambiar y firmar contratos”, aseguró el Kapetanovic, quien aseveró que “hay que estar en Bruselas para poder pertenecer a la familia del cómic”.

El festival celebrará además en esta edición el 70 cumpleaños de la serie de cómic franco-belga Alix, que será el personaje de honor y que hoy estuvo omnipresente, empezando por la inauguración hoy de la exhibición “Alix, el arte de Jacques Martin”, en el Museo del Cincuentenario.

Alix promete jugar un papel protagonista durante la marcha de globos gigantes el sábado, en la que, como todos los años, los personajes más representativos del noveno arte franco-belga se pasearán como colosos por las amplias calles aledañas a la Estación Central.

Y es que es precisamente en las calles donde las historietas belgas cobran vida durante todo el año de mano de los llamados “paseos del cómic”, más de 40 murales pintados por todo Bruselas con viñetas de cómics tan queridos como Tintín, Corto Maltés o los Pitufos.

Alix toma el relevo este año de Gaston Lagaffe (Tomás el Gafe, en español), un antihéroe “típico bruselense” y conocido por sus meteduras de pata.

El año pasado, para celebrar el 60 cumpleaños de este personaje de André Franquin, creador también de Spirou y Fantasio, se vistió como él al turístico Manneken Pis, con su característico jersey verde, vaqueros, calcetines rojos y zapatos azules.

Además de famosas editoriales belgas de la “bande dessinée” (BD; “cómic” en francés), como se denomina al cómic francófono europeo para distinguirlo de las tradiciones estadounidenses o japonesas, los pasillos de los pabellones se atestaron asimismo de aficionados agolpados ante stands como Belgotaku, dedicado al “manga” japonés, Fanwars 501st Garrison, sobre Star Wars, o la Zone Geek, con juegos de mesa, “cosplay” (disfraces) y parafernalia pop.

Entre los países representados se encuentran también España, Estonia, la República Checa, Hungría, Letonia o Polonia.

La primera jornada del festival terminará esta noche con la ceremonia de los premios Atomium, presentada por Fabien Vehlmann, reconocido guionista de cómics, entre ellos varios volúmenes de Spirou y Fantasio, y quien participará además en varias charlas y eventos a lo largo del fin de semana. EFE