Murillo dice que nadie en Nicaragua quiere volver a “días oscuros de infamia”

El 19 Digital

Managua, 30 ago (EFE).- La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, dijo hoy que todos en el país han “aprendido a privilegiar la paz” y “nadie quiere volver a saber de los días oscuros de infamia”, al referirse a las manifestaciones contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega, que han dejado cientos de muertos.

“Todos hemos aprendido a privilegiar la paz, nadie quiere volver a saber de los días oscuros de infamia, de ignominia. Nadie quiere volver a saber de los días en que los perros rabiosos, como decía el comandante (Ortega), andaban sueltos”, señaló Murillo, también primera dama del país, a través de medios oficiales.

Desde abril pasado, miles de nicaragüenses han salido a las calles a protestar contra Ortega en el marco de una crisis que ha dejado entre 322 y 448 muertos, según organismos humanitarios internacionales y locales, mientras el Gobierno reconoce 198 fallecidos y denuncia un intento de golpe de Estado.

“Nadie, nadie quiere saber, nadie se suma a las caravanas de muerte que nos azotaron durante tres meses (de mayo a julio). Nadie”, dijo hoy Murillo.

“Lo tenemos en la memoria como trauma, como deshonra de un grupúsculo de nicaragüenses. Lo tenemos en la memoria como algo que jamás permitiremos que vuelva a ocurrir en esta Nicaragua”, sostuvo.

Este miércoles, durante un acto partidario, Ortega se refirió a los que se manifiestan contra su Gobierno como “terroristas golpistas” y “golpistas asesinos que vinieron a romper la tranquilidad de un pueblo, que vinieron a matar, a destruir hospitales y escuelas públicas, y la economía de nuestro país”.

“Por eso se lanzaron con tanta furia, por eso se lanzaron con tanta rabia, como perros rabiosos, para destruir Nicaragua”, afirmó el mandatario de los opositores que se manifiestan en las calles.

Las manifestaciones contra Ortega y Murillo comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

En un informe emitido este miércoles, la Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) responsabilizó al Gobierno de Nicaragua de producir una “criminalización y persecución de todas aquellas personas que participaron en las protestas o que son de alguna forma percibidas como opositores al gobierno”.

El Gobierno rechazó estos señalamientos e insistió en que el informe de la Acnudh es “subjetivo, sesgado, prejuiciado y notoriamente parcializado”. EFE