Necesario activar seguro catastrófico: SAGDR

Las condiciones climáticas atípicas que se registraron durante el ciclo agrícola primavera-verano plantean la necesidad de activar el seguro catastrófico en apoyo a los productores que perdieron sus cultivos por el exceso de lluvias y el granizo, así como los que tuvieron afectaciones por el retraso en las precipitaciones, señaló  Joel Corral Alcántara, secretario de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural del Estado.

Al referirse a la situación que prevalece en estos momentos en el campo duranguense, el funcionario manifestó que en estos momentos ya se lleva a cabo la revisión de las superficies de cultivo que fueron afectadas por las condiciones del clima que se presentaron en meses anteriores, las cuales causaron daños en parcelas tanto de riego como de temporal en distintos puntos de la entidad.

En este tema, aunque parezca contradictorio, será necesario solicitar la activación del seguro catastrófico para los productores que se vieron afectados por las intensas lluvias que se registraron en días pasados a causa del huracán “Willa”, así como también para las zonas agrícolas que presentan daños debido a las granizadas que se presentaron durante el ciclo primavera-verano de este año.

Al mismo tiempo, el funcionario manifestó que también se solicitará la activación de este seguro para los productores de  municipios en los cuales no se tuvo suficiente humedad para los cultivos, debido a la reducción en la cantidad de lluvia que se presentó durante el mes de julio de este año, lo cual impidió el desarrollo adecuado de las plantas y causó pérdidas a los agricultores.

Puntualizó que se trata de una situación que refleja con claridad las condiciones atípicas en el clima que se presentaron en meses anteriores, pues mientras en el mes de julio se retrasaron las lluvias y solamente se registraron precipitaciones equivalentes al 30 por ciento de las que históricamente se registran en ese lapso, en agosto se intensificaron las precipitaciones pluviales y también se registraron fuertes granizadas que afectaron a los cultivos.

Al mismo tiempo, el funcionario manifestó que las pérdidas que se registraron en este ciclo, aunque todavía no son cuantificadas en su totalidad, representan una superficie reducida, pues en el caso de la superficie de frijol dañada por las lluvias intensas de los últimos días, se estima que son cerca de 80 mil hectáreas, de 540 mil que se cultivan en toda la entidad, aunque ello no impedirá que se de apoyo emergente a los productores afectados.