Necesario intensificar acciones Contra robo de identidad: Diputado

 

  • Casos aumentaron 6 veces en 4 años, señalaiquality_1

Ante el surgimiento de nuevos delitos como resultado de uso de la tecnología, como es el caso de robo de identidad o usurpación de ésta, que se ha incrementado de manera preocupante durante los últimos 4 años al pasar de 4,564 casos reportados en 2011, para llegar a 28,258 durante el año pasado, es necesario que se hagan modificaciones a la ley para incluir estos ilícitos e intensificar las acciones para combatirlos, señaló el diputado Felipe de Jesús Enríquez.

Al referirse a la iniciativa de reformas a diversos artículos de Código Penal de Durango, que envió al Congreso del Estado, el legislador manifestó que ante la situación que se presenta en relación con este ilícito, que se presenta cuando una persona obtiene, transfiere, utiliza o se apropia de manera indebida de los datos personales de otra sin la autorización del sujeto titular de la identidad, usualmente para cometer un fraude o delitos equiparables, es necesario que se hagan adecuaciones en el Código Penal para tipificarlo y establecer sanciones al mismo.

Puntualizó que aunque dependencias como la Condusef reportan un incremento exponencial de este ilícito, y algunas entidades han adecuado sus leyes para reconocerlo, se trata de un delito que en algunos casos no se encuentra tipificado ni sancionado incluso a nivel federal, al referirse a la iniciativa que presentó la senadora Martha Angélica Tagle Martínez, para atender este vacío jurídico en el Código Penal Federal.

El argumento que se presentó con la iniciativa, fue que el robo de identidad se ha convertido en la forma más común del fraude al consumidor que se comete en Internet, el cual puede causar efectos depresivos en la economía, elevar los costos del crédito y reducir la confianza en el comercio electrónico.

También refirió que el monto reclamado por los usuarios en el primer semestre del 2015, ascendió a 118 millones de pesos, que representan un incremento del 19% en comparación con la cantidad que se reclamó en el mismo periodo del 2014.

Igualmente, señaló que de cada 10 reclamaciones, 9 son relacionadas con el uso de tarjeta de crédito y una por la utilización de tarjeta de débito.

Con respecto a la identidad, el legislador puntualizó que ésta la constituyen datos personales como nombre, teléfono, domicilio, fotografías, huellas dactilares, números de licencia y de seguridad social, incluyendo información financiera o médica, los cuales utiliza el ladrón de identidad para contratar productos y servicios financieros a nombre de la víctima.

En este punto, manifestó que muchos de éstos datos personales están en manos de servidores públicos o instituciones privadas, por lo que se debe garantizar su buen uso.

Ante esta situación, se propone a nivel federal que esta conducta se sancione con una pena de dos a seis años de prisión y de 500 a 700 días del valor diario de la unidad de medida y actualización, y cuando alguien se valga de la homonimia, parecido físico o cuando el ilícito sea cometido por un servidor público aprovechándose de sus funciones por quien sin serlo, se valga de su profesión, confianza o empleo para ello, se le aumente la pena.

En este tema, Durango se debe poner a tono con reformas que perfecciones la tipificación del delito de suplantación de identidad dada su importancia actual, así como ampliarse a otras variantes de éste delito, planteó el legislador, al ampliar la exposición de motivos en relación con la iniciativa.