Necesario tiempo y dinero para reforma laboral

La implementación de la reforma laboral que fue aprobada por la Cámara de Diputados, que contiene avances muy importantes en materia de justicia laboral y democracia sindical, requerirá tiempo y una importante cantidad de recursos para su implementación, los cuales no están contemplados en el presupuesto federal que se aprobó para este año, señaló Israel Soto Peña, Secretario del Trabajo y Previsión Social del Estado.

Al referirse a la reforma, el funcionario puntualizó que permitirá atender el rezago histórico que existe no solamente en Durango sino en todo el país en materia de justicia laboral, pues ésta se descuidó tanto que, añadió, por desgracia cada día hay más juicios laborales en las Juntas de Conciliación y Arbitraje, y se mantiene el mismo número de funcionarios, lo cual ocasiona que pasa mucho tiempo para que se resuelvan estos asuntos.

“En este aspecto, es importante esta reforma, pues ahora las Juntas serán parte del Poder Judicial, que llevará a cabo los juicios laborales, pero esto también tiene un aspecto presupuestal importante que hay que atender”, dijo textualmente el funcionario, al señalar que costará millones de pesos la implementación de este nuevo modelo y, por desgracia, la Federación en este año no aprobó recursos para ello.

Esta situación, abundó, implica que si no se tiene dinero, cómo se hará realidad la reforma y es en este aspecto donde el gobierno federal, así como en su momento le invirtió recursos al nuevo sistema de justicia penal, ahora se requerirá lo mismo para echar a andar la justicia laboral y la democracia sindical.

Incluso, Soto Peña consideró que es un proceso que se realizará en aproximadamente 5 años, durante el cual se espera que se considere el presupuesto necesario para ello, especialmente para que a partir del 2020 esto se haga realidad.

Al mismo tiempo, manifestó que esta reforma es consecuencia de otra que se aprobó en el 2017, por lo cual se tendrá que armonizar la legislación laboral vigente, para luego señalar que en materia de justicia laboral y democracia sindical hay avances importantes, producto de diversos convenios que México ha ratificado en este sentido, pues habrá un sindicalismo más democrático, donde el contrato colectivo lo conocerá y aprobará la base de trabajadores, no solo los dirigentes.